Viernes, 04 de diciembre de 2020

El uso del gerundio

Hilando fino … con el gerundio

Alicia Agnese

 

El gerundio expresa algún modo o circunstancia del verbo y tiene carácter de adverbio o complemento. Puede expresar tiempo, modo, medio, causa, concesión o condición.

 

Paseando, me encontré con Gloria. Estando en el teatro se sintió enfermo. (tiempo)
Se me presentó temblando. Vino corriendo. (modo)
Leyendo se aprende. Cenando muy de prisa pudo llegar a tiempo. (medio)
Sonríe Cristina, deseando mostrarse menos preocupada. (causa)
Yendo todos juntos, podremos convencerlo. (condición)
Viviendo en Córdoba, hasta entonces a nadie había oído hablar de esta ventaja. (concesión)

El gerundio puede ser simple y compuesto.

El simple resulta de añadir a la raíz del verbo la terminación -ando o -iendo. Por ejemplo: amando, callando, temiendo, partiendo.

El compuesto resulta de la combinación del gerundio simple de haber, habiendo, mas un participio pasivo (terminación -ado o -ido). Por ejemplo: habiendo llegado, habiendo sabido, habiendo corrido, etc.

Uso del gerundio

1. El gerundio debe denotar siempre acción simultánea o anterior a la del verbo principal. Nunca posterior a ella.

En la oración anterior «Paseando, me encontré con Gloria», el paseo y el encuentro son simultáneos; durante el paseo se produce el encuentro.

En la oración «Habiendo llegado a la casa, me encontré con Gloria», la acción de llegar es anterior a la de encontrarse: primero llego y luego me encuentro.

2. El gerundio puede referirse a sujeto de la oración principal. En la oración «Paseando, me encontré con Gloria» quien pasea (yo) es el sujeto del verbo principal (encontré).

3. El verbo puede referirse también a un complemento directo, pero solamente en estos dos casos:

a. Con verbos que denotan percepción o comprensión, como por ejemplo: ver, sentir, oír, observar, distinguir, hallar, etc. Vi a Pedro cenando; Distingo a Gardel cantando.

b. Con verbos de representación, como pintar, grabar, dibujar, mostrar, etc. Dibujó un caballo asomándose entre los sauces.

Uso incorrecto del gerundio:

1. Cuando denota acción posterior a la del verbo principal. Salió Mario, llamando luego un coche.

2. Cuando tiene valor de adjetivo especificativo, tanto del sujeto como de cualquier complemento.

Ejemplos:

 

a) Del sujeto: Se aprobó la ley persiguiendo el contrabando.
b) Del complemento directo: Redactó la carta explicando su actitud.
c) De otros complementos: Pasaron por la calle limitando con el bosque.

1. Se emplea mal también cuando, acompañado por el verbo estar, denota una acción instantánea. ¿Quién está dando una explicación? El verbo estar con gerundio denota una acción durativa o repetida, pero no instantánea. Es correcto decir: Pedro está dando gritos.

2. Cuando está mal colocado.

 

a. No es lo mismo decir «Vi a José paseando en el jardín» que «Paseando en el jardín, vi a José». En el primer caso el que pasea es José y en el segundo soy yo. El gerundio debe colocarse lo más cerca posible de la palabra a la cual se refiere.

b. Si el gerundio es absoluto o independiente, es decir si no se refiere a ningún nombre de la oración principal, su sujeto debe posponerse. Así se dirá: «Iluminando la luna, se internaron en el bosque» en vez de decir «La luna iluminando, se internaron en el bosque».

Regla práctica para reconocer el uso correcto del gerundio

El uso del gerundio es generalmente correcto si se puede sustituir por una forma personal del verbo precedida de: mientras, al mismo tiempo que, a la par que, en tanto que, una vez que, no bien, después que.

Paseando, me encontré con Gloria. Mientras paseaba, me encontré con Gloria.

Cenando muy de prisa pudo llegar a tiempo. No bien cenó muy de prisa, pudo llegar a tiempo.

Curiosidades del gerundio

Los gerundios ardiendo y hirviendo se han convertido en adjetivos en locuciones como las siguientes:

 

Agua hirviendo
Casa ardiendo

Algunos gerundios, lo mismo que el adverbio y el adjetivo, admiten diminutivos:

 

Llegó muy callandito.

El gerundio admite los mismos complementos que su verbo:

 

Vive interesándose por los pobres y desvalidos.
Habiendo enfermado de neumonia, se fue a la cama.
¿Estarás siempre discutiendo con todos?

Análisis contrastivo del gerundio en inglés y en español

En los documentos de indole jurídica o comercial, tanto en inglés como en españnol, se emplean con bastante frecuencia las formas no personales del verbo y, por ende, es muy común el uso del gerundio. En la mayoria de los casos, su uso persigue la objetividad y despersonalización de la acción del verbo.

Si bien hay muchos casos en los que el equivalente gramatical en español de la forma en -ing del verbo en inglés es el gerundio, hay otros tantos en que no es así. Veamos algunos ejemplos:

 

«… the purpose of setting forth the understanding of the parties»
… el objeto de formalizar el presente contrato

«… in providing the services»
… para prestar los servicios

«Unless otherwise agreed to in writing by the parties…»
Salvo estipulación por escrito en contrario…
Salvo que las partes indiquen lo contrario por escrito

«… a railroad system linking the Chiliean cities»
… una red de ferrocarriles que una las ciudades chilenas

«… any individuals performing the services»
«… toda persona que preste los servicios»

«… any indirect, special or consequential damages arising from…»
… los daños indirectos, cuantifícables o especiales que surgieren de…

En estos ejemplos se ha traducido el gerundio con un infinitivo (formalizar, prestar) precedido de preposición, una locución adverbial de modo (por escrito) o una oración subordinada de relativo (que una, que preste, que surgieren).

En muchos casos, el equivalente en español es simplemente un adjetivo calificativo.

 

«…together with such supporting documentation»
…junto con toda la documentación suplementaria

«We, the undersigned, attesting witnesses to this will…»
Los abajo firmantes, testigos instrumentales del presente testamento…»

A veces ni siquiera es necesario traducirlo y es suficiente usar una preposición. Por ejemplo:

 

«Lighten or darken colors by adding white or black in small amounts.»
Aclare u oscurezca los colores con blanco o negro en pequeñas cuantidades.

«The arming and disarming "chirps" can easily be turned on and off using the toggle switch.»
Se puede eliminar fácilmente los "chirridos" de activación y desactivación del sistema con el interruptor de palanca.

En otros casos, el gerundio del texto original tiene una sola posibilidad correcta de traducción, la forma presente del verbo, porque si se emplea la misma estructura que en inglés, la frase es inaceptable en español.

 

«I declare the following to be my Last Will and Testament, hereby revoking any other former wills by me…»
Declaro por el presente que éste es mi testamento y revoco cuantos testamentos hubiera otorgado hasta el momento…

No se puede usar el gerundio en la traducción porque el verbo revocar no matiza el significado de disponer ni establece causa, modo, concesión, condición, tiempo, etc.

Por último, vamos a ver algunos ejemplos en que la forma -ing en inglés equivale en español a un gerundio.

 

«Being now of sound mind, memory and understanding and wishing to make disposition of my property and affairs, I declare…»
En pleno uso de mis facultades mentales y deseando disponer de mis bienes, declaro…

«Wash the grill pan and Steamer/Stir Fry Pan by carefully rinsing the coated surface with…»
Lave la bandeja con parrilla y la bandeja para cocer al vapor o freír enjuagando la superfície revestida con …

Los gerundios de estas oraciones enuncian una acción simultánea al verbo de la oración principal, por lo tanto su uso es correcto.

Bibliografía consultada:

 

  • Alarcos Llorach, Emilio., Gramática de la Lengua Española. Real Academia Española. Editorial Espasa Calpe. 1995
  • Clave - Diccionario de Uso del Español Actual. Ediciones SM, Madrid
  • Diccionario de la Real Academia Española - Edición electrónica. Editorial Espasa Calpe. 1996.
  • Orellana, Marina: Glosario internacional para el traductor, Tercera edición, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, Chile, 1990.
  • Orellana, Marina: La traducción del inglés al castellano, Primera edición, Editorial Universitaria, Santiago do Chile, Chile, 1986.
  • Ragucci, Rodolfo M., El Habla de mi Tierra, Ediciones Don Bosco. Buenos Aires, Argentina, 1993.
  • Real Academia Española (Comisión de Gramática), Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Editorial Espasa Calpe. 1998
  • San Ginés Aguilar, Pedro y Ortega Arjonilla, Emilio (Eds.), Introducción a la traducción jurídica y jurada (inglés-español). Segunda edición. Editorial Comares. Granada. 1997.
  • Seco, Manuel. Gramática esencial del español. Introducción al estudio de la lengua. Editorial Espasa Calpe, 1995.