twitter account

El latín del día: citas latinas

A continuación presentamos las citas latinas que fueron enviadas en los correos de La Palabra del Día.

Puede suscribirse a nuestra lista de distribución para recibirlas en su casilla de correo electrónico.

Incluido en el envío del

non est beatus esse se qui non putat.

No es feliz quien no cree serlo (Séneca).

Incluido en el envío del

omne scibile.

Todo lo que se puede saber.

Corrección: En el envío de ayer, hubo dos errores, uno en la frase latina y otro en la traducción. Esta es la versión correcta:

utinam populus romanus unam cervicem haberet.

Ojalá el pueblo romano tuviera una sola cabeza. Suetonio pone estas palabra en boca de Calígula, quien expresaba así su deseo de que el pueblo romano tuviera una sola cabeza para poder cortársela de un solo tajo.

 

Incluido en el envío del

utinam populus romanus unam cervicem haberet.

Ojalá el pueblo romano tuviera una sola cabeza. Suetonio pone estas palabra en boca de Calígula, quien expresaba así su deseo de que el pueblo romano tuviera una sola cabeza para poder cortársela de un solo tajo.

Incluido en el envío del

stipulam in alieno oculo facilius prospicere quam in suo trabem.

Ver más fácilmente la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio (Tertuliano).

Incluido en el envío del

hoc erit post me quod ante me fuit.

Después de mí, será lo que fue antes de mí (Séneca).

Incluido en el envío del

tumultum decernere.

Declarar estado de guerra (Cicerón y Tito Livio).

Incluido en el envío del

quae supra nos, nihil ad nos.

Las cosas que están por encima de nosotros no nos atañen.

Incluido en el envío del

ut sis nocte levis, sit tibi cena brevis.

Si quieres estar ligero por la noche, haz una cena breve.

Incluido en el envío del

quem taurum metuis, vitulum mulcere solebas.

Al toro que temes, solías acariciarlo cuando era un ternerito (Ovidio).

Incluido en el envío del

servate uxores, moechum calvum adducimus.

Guardad a vuestras mujeres; traemos con nosotros a un adúltero calvo. Parte de un dístico que, según Suetonio, entonaban los soldados romanos vencedores.