Jueves, 09 de diciembre de 2021

Las palabras en yidish apimentan con humor el habla de quienes lo conocen

17/11/2021
Lori DuVall-Jackson

"¡Oh no, cuidado con la keppie!" exclamé, mientras nuestra nueva cachorra, Annabelle, metía la cabeza dentro del refrigerador abierto cuando la puerta se estaba cerrando. Agarré la puerta y luego a ella, antes de que se produjera algún daño. Mi marido gritó: "¿Está bien la cabeza?".

Como con el paso de los años me he ido convirtiendo lentamente en mi madre, mi esposo está acostumbrado a oír sus modismos en yidish que me salen de la boca y ya no tiene que preguntar de qué estoy hablando. Keppie significa ‘cabeza’, en este conglomerado lingüístico de alemán y hebreo, junto con un puñado de otros idiomas. Mis parientes judíos trajeron el yidish desde Europa del Este y lo emplearon generosamente mientras yo crecía.

Estaba acostumbrado a escuchar muchas frases desconocidas para la mayoría, aunque cada vez hay más terminología en yidish que se ha introducido en la lengua vernácula. Está el conocido oy vey ‘oh no’ y el siempre popular tujes (nalgas). Supe lo que era un tujes mucho antes de entender lo que eran las nalgas, porque una vez tuve que preguntarle a un primo mayor qué significaba "nalgas" cuando lo encontré mientras leía.

"Umm, es tu tujes", me contestó, ligeramente divertido. Debió comentárselo a mi madre, porque más tarde comprobó el título del libro y casi se complotó al ver "Love Story". (Plotz, en este contexto, se explica por sí mismo).

A algunos niños les habrían dado un potch in tujes 'azote en el trasero' por leer ese tipo de material a una tierna edad, pero a mí me permitían leer lo que quería. Tenía que ir a la biblioteca local para encontrar nuevo material de lectura, así que ella rara vez lo comprobaba, pues daba por sentado que sus ofertas eran ninguna basura.

Además de ser la lingua franca para mis parientes hebreos, el yidish siempre me resultó extremadamente útil y descriptivo, hasta el punto de que, con el paso del tiempo, ya no pude asumir que solo mis parientes sabían lo que quería decir.

Maven. Schlock. Schmooze. ‘Experto’, ‘basura’ y ‘besar el culo’, respectivamente.

Mis favoritos incluyen fres ‘comer’ como en "¿has fresado todo ese pastel?"). Si quieres convertirlo en un sustantivo, solo tienes que añadir erka. Entonces se puede decir algo como “¡qué freserka! Se ha comido toda esa tarta". Menos peyorativo es nosh, que significa picar o mordisquear amablemente. "No pasa nada. La tarta era sólo un pequeño nosh".

Un vocablo que a menudo se utiliza junto con "fress" es "zup" (beber, como en "¿también te has zampado toda la cerveza?").

Mi padre, que era siciliano, se metía de vez en cuando en las aguas del yidish diciendo algo así como "qué putz era ese tío", cuyo significado es fácil de discernir. En realidad, escuchábamos mucho esa frase.

Las favoritas de mi madre incluían schnorr ('gorrón' o 'garrón', como en "tus parientes sólo nos visitan para aprovecharse "), meshuggeneh ‘persona loca’, "deja de comportarte como un meshuggeneh) y shpilkes" ‘ansioso’, como en "vosotros, niños, tenéis shpilkes y no podéis estar sentados").

A mi hermano le gusta aún el término alter kockers, que son ancianos malhumorados. Un buen uso sería "se mudó a Florida, aunque ya está llena de alter kockers".

Todos usamos oy vey o alguno de sus derivados, como oy gevalt, que significa "oh no" a la enésima potencia. ("¿Está saliendo con ese meshuggeneh? ¡Oy gevalt!")

Con mucho, mi palabra yidish favorita es mensch ‘hombre de bien’. El rabino la utilizó para describir a mi padre durante su panegírico, cuando dijo: "Tony era respetado por todos. Siempre ayudaba a quien lo necesitaba. Era lo que algunas personas llamarían un tipo de pie, pero nosotros tenemos una palabra diferente. Tony era un mensch".

Y me encanta contar esa historia.