Domingo, 28 de noviembre de 2021

gruta

Etimología - El origen de la palabra: gruta

Palabra oriunda del napolitano antiguo o del siciliano grutta. Aparece registrada por primera vez en nuestra lengua en 1433 por el marqués de Santillana (1398-1458). Esta palabra, que también figura en italiano desde el siglo XV, proviene del latín vulgar crupta (latín clásico cripta) y ésta, del griego krypte ‘bóveda subterránea’, sustantivo formado a partir de kryptein ‘ocultar’. Corominas señala que la palabra española cripta no siguió el mismo camino, sino que llegó a nuestra lengua por vía culta en 1575, tomada directamente del griego.

Sin embargo, ya había sido usada más de un siglo antes por Juan de Mena, en su Laberinto de fortuna (1444):

[...] e ya me temía, fallándome reo,

non me conteçiese como a Polifemo,

que desque çiego en la gruta de Lemo

ovo lugar el engaño ulixeo.

Debido a su sentido de ‘oculto’, la palabra griega dio origen también a críptico ‘aquello que debe ser descifrado para poder ser leído’; de donde se derivaron palabras modernas, como criptografía, criptográfico, etcétera.

Krypto dio lugar también a apókryphos ‘secreto, que no se lee públicamente en el templo’, (de donde surge el sentido de ‘no auténtico’ aplicado a algunos libros de la Biblia) y que, a mediados del siglo XV, sirvió para formar la voz castellana apócrifo.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.