Jueves, 28 de octubre de 2021

galopar

Etimología - El origen de la palabra: galopar

El verbo que denota el andar rápido de un caballo no nos llegó del latín, sino que, más antiguo que los romanos, recorrió un largo camino desde la prehistoria hasta nuestros días.

El rastro más remoto que se conoce de galopar aparece en la raíz indoeuropea hlaupan, que dejó en noruego antiguo hlaupa, con el sentido de ‘saltar’. En el reino de los francos, antes de la llegada de los romanos, esta palabra significaba ‘correr’ y se unió con wala ‘bien’ para formar el compuesto walahlaupan ‘correr bien’.

A partir de walahlaupan, se formó waloper en la lengua del sur de Francia, que algunos siglos más tarde daría lugar al verbo francés galoper ‘galopar’ y al sustantivo galop, que ya aparecía hacia 1080 en la Canción de Rolando. Esta última palabra dio lugar en español a galope hacia mediados del siglo XIII, y a galopear (más tarde galopar), pero sólo unos tres siglos después.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.