Miércoles, 23 de junio de 2021

feudalismo

Etimología - El origen de la palabra: feudalismo

Un feudo era un contrato mediante el cual los soberanos y los grandes señores concedían en la Edad Media tierras en usufructo, y quien las recibía quedaba obligado a guardar fidelidad de vasallo al donante, a prestar el servicio militar y a acudir a las asambleas políticas y judiciales que el señor convocaba.

En forma muy genérica, feudalismo es el modo de producción que rigió durante la Edad Media, época que habría terminado en 1453 con la toma de Constantinopla por los turcos. Sin embargo, esto no es más que una convención de los historiadores: el feudalismo, en realidad, se prolongó en Francia hasta la revolución de 1789 y se extinguió en Europa central con las conquistas de Napoleón. En Rusia duró hasta algunos años después de la Revolución bolchevique, de 1917, y por más que esta forma de organización de la producción sea vista como símbolo de atraso político y social, subsiste hasta hoy en muchos lugares.

Cabe recordar, además, que el vocablo feudalismo es bastante más nuevo que las relaciones sociales que designa, aunque sus raíces etimológicas sean relativamente antiguas. El adjetivo feudal aparece en castellano ya en las Siete Partidas, que datan de 1260, pero feudalismo sólo se encuentra a partir del siglo XVIII.

El término del bajo latín feudum proviene del provenzal fieu, con el mismo significado y éste, del franco fëhu ‘posesión’, ‘propiedad inmueble’, emparentada con el gótico faihu ‘bienes en general’ y con el alemán vieh ‘ganado’. Por la voz germánica, podemos observar que los bárbaros identificaban la riqueza con la posesión de ganado, como habían hecho los latinos, quienes llamaban a la riqueza pecunia, de ahí pecuniario, a partir de pecus ‘ganado’.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.