Miércoles, 23 de junio de 2021

Una pequeña ciudad sueca lucha por preservar un lenguaje vikingo en extinción

11/05/2021
Bianca Hillier

Municipio de Advalen. Bienvenidos a Advalen

Una entidad llamada Ulum Dalska, con sede en una pequeña ciudad sueca llamada Älvdalen, ha decidido hacerse cargo de una misión: salvar la lengua efdaliana, heredera del antiguo nórdico.

“Nos reunimos por primera vez 1 de junio de 1984”, dice el secretario de prensa de Ulum Dalska, Björn Rehnström. “Y el salón más grande de la ciudad se llenó de gente”.

El efdaliano no se parece en nada al sueco, la lengua nacional que, según Rehnström desestabilizó la lengua hace unos cien años. Fue entonces que el efdaliano quedó estigmatizado.

Otra miembro de la entidad, Ulla Schütt, percibió el impacto con sus propios ojos (y oídos) durante su infancia Älvdalen.

“Mis padres hablaban efdaliano entre ellos, y con mi abuela y mis tíos y todo su entorno”, dice Schütt. “Pero cuando me hablaban a mí, lo hacían en sueco”.

Schütt dijo que sus padres hablaban sueco con ella porque era lo que se hablaba en las escuelas, y hasta se desaconsejaba a los alumnos hablar en efdalianoen las aulas. Ahora solo quedan unos 2.500 hablantes. Pero los militantes de la antigua lengua vikinga de los bosques se está mostrando muy creativa en la lucha por cambiar esa tendencia.

La lengua recibió nuevo ímpetu con Minecraft. Los músicos están publicando nuevas canciones con letras en elfdaliano. También se han traducido a esta lengua varios libros infantiles, como El principito de Antoine de Saint-Exupéry.

Además, Rehnström participa en un grupo muy popular Facebook que ofrece cursos de efdaliano, en el que se publican lecciones para los 1.800 miembros del grupo en todo el mundo.

“[Los miembros son de] Estados Unidos, Australia, Sudamérica, Indonesia, Haití, Cabo Verde”, contó. “La gente lo lee y muchos dicen que quieren ir a Älvdalen para ayudar a que la lengua sobreviva. Es fantástico, porque no son solo estos aficionados a las lenguas de todo el mundo, sino también gente de Älvdalen que la ha perdido, y quiere recuperar la lengua”.

El gobierno local apoya la enseñanza y la preservación del elfdaliano. Rehnström dice que pagaron con entusiasmo un cartel que dice: “Bienvenido a Älvdalen” en elfdaliano.

La lengua también está reconocida a nivel internacional. En 2016 se le asignó un código lingüístico ISO, que ayuda a distinguir en Internet una lengua de otra.

Pero el gobierno nacional de Suecia es otra cosa. Actualmente consideran el efdaliano un dialecto del sueco, no una lengua propia.

Hablando en elfdaliano, el diputado sueco Peter Helander preguntó recientemente al Parlamento por qué es así. Pero antes de que la ministra de Cultura, Amanda Lind, pudiera responder a la pregunta, el portavoz parlamentario interrumpió a ambos para decir que sólo se puede hablar sueco en la cámara. Helander dijo que el comentario de “solo sueco” sirve para respaldar su punto de vista en el sentido de que el efdaliano debe ser considerado una lengua con los mismos derechos que el sueco.

Traducido por Ricardo Soca