Miércoles, 23 de junio de 2021

Una lengua se extingue cada catorce días

08/05/2021

Profesora de árabe da clases en un suburbio de París

Por muy diversas razones, entre ellas, la globalización y la asimilación cultural, un puñado de lenguas, como el inglés, el español y el mandarín, dominan el panorama lingüístico mundial, y ello a menudo a expensas de variedades más antiguas y menos populares, que se desvanecen lentamente, informó Tribune Media Services.

Se calcula que una lengua se extingue cada catorce  días; casi la mitad de las 6.000 a 7.000 lenguas del mundo están en peligro. La Unesco tiene una escala de lenguas amenazadas, llamada Atlas de las Lenguas del Mundo en Peligro, en la que las lenguas van desde "vulnerables" hasta "en peligro crítico".

Esta realidad actual crea una angustiosa sensación de pérdida para muchas personas que, comprensiblemente, quieren preservar su patrimonio cultural y evitar que sus tradiciones familiares se desvanezcan en la obsolescencia.

Por ello, Google Arts & Culture está desplegando su tecnología de aprendizaje automático para permitir a cualquier persona del mundo encontrar fácilmente palabras para objetos comunes en diez de estas lenguas en peligro de extinción.

La aplicación gratuita forma parte de la misión de Google Arts & Culture de "democratizar el acceso a las artes y la cultura del mundo", dice Chance Coughenour, jefe de preservación de la división de Google, que lo hace con la ayuda de 2.500 socios en ochenta países.

La división comenzó digitalizando piezas de arte de museos para su acceso público en línea, y ahora ha ampliado el uso de su tecnología para ayudar a preservar el "patrimonio intangible", o "la parte efímera del patrimonio que corre el riesgo de perderse o estar en peligro", manifiesta Coughenour. Los usuarios pueden abrir la aplicación, llamada Woolaroo, en sus navegadores móviles y tomar una foto de cualquier objeto, o de una escena que contenga varios objetos.

Los diez idiomas incluyen dos lenguas italianas: El siciliano y el griego calabrés, un dialecto del griego que todavía se habla en algunos pueblos de la región meridional de Calabria (la punta de la bota italiana) por unas 2.000 personas. Está el criollo de Louisiana, una lengua de base francesa, hablada por unas 7.000 personas en algunas parroquias de ese estado norteamericano. Está el náhuat (o pipil), una lengua de El Salvador hablada por doscientas personas, catalogada por la UNESCO como en peligro crítico, el nivel más amenazado antes de la extinción.

Para que sea accesible a un gran número de personas, la aplicación funciona en inglés, árabe, español, francés e italiano.