Miércoles, 22 de septiembre de 2021

Sorprende la presencia del lenguaje bélico en la prensa japonesa

20/04/2021
Shu Furukawa

Tropas, reservas, unidad 1, unidad 2... uno oye estas palabras y asume que se está hablando de la guerra, pero en realidad todas ellas son jerga de uso común en los medios de Japón. Si se reflexiona un poco, es evidente que no son sólo los medios de comunicación los que utilizan términos como táctica, logística e incluso armas grandes; parece, en realidad, que las palabras de origen marcial han estado muy presentes en nuestra vida cotidiana durante algún tiempo.Pero, ¿hasta dónde debemos permitir el uso del lenguaje bélico? Con esto en mente, decidimos interrogar esa idea a dos reporteros que forman parte del mismo sector de los medios de comunicación.

¿Sabes cómo te llamarán una vez que te hayan asignado? Tropas. Si estás en una empresa periodística, piensa que te has unido al ejército. Me lo dijo (Shu Furukawa) un periodista mayor, de sexo masculino, antes de entrar en el Mainichi Shimbun hace ocho años. Yo era escéptico y pensaba: ¿El ejército? ¿En estos tiempos?. Pero cuando entré en la empresa, me sorprendió.

El lenguaje militar se utilizaba en todas partes. A los reporteros sin un área fija de información se les llamaba reservas, los grupos de reporteros que investigaban la misma historia se clasificaban como Unidad 1 y Unidad 2. Cuando se producía un incidente grave o una catástrofe natural, la base de reporteros en el lugar de los hechos se llamaba cuartel general de la línea de frente.

Aunque parezca un poco anacrónico, estos términos se siguen utilizando dentro de los periódicos. Ambos (Furukawa, Kazushi Machidori) fuimos tropas en nuestros primeros destinos cubriendo actividades policiales, y al hacerlo fuimos combatientes en la batalla informativa. Además, un conocido en el negocio de los informativos de televisión nos ha confirmado que también utilizan los términos tropas y reservas en sus lugares de trabajo.

Decidimos averiguar de dónde viene esta tendencia.

Cuando se mencionan los vínculos entre los periódicos y el ejército, lo que nos viene a la mente es la forma en que los periódicos se convirtieron efectivamente en folletos de propaganda para los militares durante la Segunda Guerra Mundial. ¿No fue en este periodo cuando el lenguaje militarista entró en el negocio?

Pero cuando hablamos con Reiko Tsuchiya, especialista en historia de los medios de comunicación y profesora de la Universidad de Waseda, citó un origen inesperado. Nos comentó su teoría, antes de decir que la aparición de la jerga militar en el negocio de los periódicos probablemente se remonta a más de 100 años, al periodo posterior a la Guerra Ruso-Japonesa (1904-05).

La guerra ruso-japonesa fue, para el negocio de la prensa, un gran acontecimiento que podría decirse que marcó un hito. Los periódicos establecieron por primera vez departamentos de noticias urbanas después de la guerra ruso-japonesa, dijo.A medida que los periódicos que empezaron a destacar a principios del periodo Meiji (1868-1912) comenzaron a tener mayores ventas, descubrieron que lo que los lectores querían de ellos eran noticias sobre el estado de las guerras, los crímenes y otros temas relacionados con la sociedad. Los periódicos se vendían especialmente bien en tiempos de guerra. Según Tsuchiya, las ventas de los principales periódicos pasaron de unos 50.000 ejemplares cada uno a unos 100.000 tras la guerra ruso-japonesa. Fue entonces cuando se crearon en los periódicos los departamentos de noticias urbanas centradas en la sociedad.Durante el periodo de Taisho (1912-1926) empezaron a surgir nuevas empresas, entre ellas las relacionadas con eventos, como los organizadores de torneos de béisbol en escuelas secundarias, al tiempo que progresaba la organización de los departamentos editoriales. Para Tsuchiya, es posible que este periodo, en el que se estaba gestando lo que hoy vemos como la forma básica de las empresas periodísticas japonesas, sea el momento en que el lenguaje militar empezó a formar parte de la jerga del sector.

La Guerra Ruso-Japonesa fue cuando el Ejército Imperial Japonés y la Armada Imperial Japonesa trabajaron juntos para librar batallas a gran escala en el mar, y el uso de ametralladoras y otros factores situaron el conflicto en la vanguardia tecnológica de la guerra en términos de historia militar. Con esa cronología, parece posible que la adopción de la jerga militar en los periódicos japoneses comenzara allí. Creo que tal vez sintieron que había algo atractivo en usar las palabras de los militares de vanguardia, dijo Tsuchiya.

Pero, ¿por qué se siguen utilizando estos términos militares en la actualidad? ¿Acaso los periódicos japoneses no empezaron de nuevo después de la Segunda Guerra Mundial, reflexionando sobre su papel en el fomento del militarismo? Sobre esta cuestión, Tsuchiya dio una respuesta severa: Los periódicos pueden tener un débil sentido del desarrollo del personal como periodistas individuales. Sugiere que, en última instancia, son una parte de la empresa, un miembro de una tropa. Se mire como se mire, la palabra soldado sugiere una especie de figura institucionalizada bajo mando, que debe hacer lo que se le dice.Añadió que parece tener relación con problemas de larga data y a menudo señalados en la industria periodística, como la cultura de las largas horas de trabajo y el número limitado de personal femenino y empleados de alto nivel. El hecho de que este tipo de sistema social orientado a los hombres, que no rechaza el trabajo de largas horas o el trabajo fuera de horario, no se haya modificado está probablemente relacionado con el uso continuado del lenguaje militarista.

Lo que aprendimos sobre los acontecimientos que están detrás de nuestro uso de términos militaristas en los medios de comunicación y el énfasis en sus elementos problemáticos tenía sentido. Pero el lenguaje militar no sólo se utiliza en el negocio de los periódicos y otros medios de comunicación de masas, sino que también está omnipresente en la vida cotidiana. Entre los que se utilizan ampliamente en diversos ámbitos están, en el mundo de los negocios, las palabras táctica y línea de frente, en los deportes está aplastar al enemigo, cañones principales, y en las elecciones está la ceremonia de marcha a la guerra (que significa ceremonia de inicio de campaña) y duelos para referirse a una carrera cara a cara.

¿Hasta dónde debemos llegar para evitar el uso de términos marciales? Hiroaki Iima, académico de la lengua japonesa y editor de diccionarios, comentó: Llamar a los periodistas tropas da la impresión de que se trata a la gente con ligereza, no es un buen uso. Debería evitarse. Sin embargo, rechazó la idea de que el lenguaje militar tenga que ser expulsado de una vez por todas de la vida cotidiana: Términos como 'marchar a la ceremonia de la guerra' y 'duelos' se han convertido en una parte fija de cómo hablamos de las elecciones y otros temas, y creo que sería imposible intentar ir tan lejos para cambiar esos términos. No hay necesidad de esforzarse por evitar palabras de uso común.

Explicó además: No es raro que palabras que se usaban en un determinado ámbito se extiendan y arraiguen en el uso general. Entre ellas se encuentran expresiones del juego de mesa Go, como dejar que alguien haga la primera jugada (que ahora significa respetar a alguien), o el término negativo ahora generalizado dame, que se refiere a una pieza que ninguno de los jugadores puede utilizar, o los términos de sumo para competir seriamente o para hacer una remontada inesperada en un combate, entre otras palabras, así como otros términos cuyos orígenes pueden rastrearse en la jerga específica de un campo utilizado en los deportes, las artes escénicas, la bolsa y otros lugares. Más que pensar en ellos como conceptos fijos, probablemente sea mejor considerar la idoneidad de los términos en cada situación.

No se trata sólo de excluir totalmente el lenguaje militar. Lo que parece importante es utilizar una palabra según la necesidad. Teniendo en cuenta esto, ¿cómo deberíamos enfocar el uso de términos militares los que nos dedicamos a informar?

Iima ofreció este consejo: Es una visión de futuro querer considerar formas de informar con nuevas palabras. Pero, lo que quiero que tengan cuidado, es que no servirá de nada si simplemente enderezan las palabras que utilizan. Si, por ejemplo, tras unas elecciones, una campaña proporciona dinero en efectivo a los votantes, pero las palabras que vuelan para describirlo son limpias, entonces no tendrán ningún significado. Aunque sólo las palabras sean limpias, la realidad no lo será.

Deberíamos dejar de utilizar despreocupadamente los términos militares, que tienen mucho de bravuconería pero carecen de necesidad. Al mismo tiempo, en el trasfondo de todo esto está la necesidad de volver a examinar este estado de cosas anticuado, y queremos tenerlo en cuenta como miembros de la industria.

(Original japonés por  Shu Furukawa, Departamento de Noticias Políticas, y Kazushi Machidori, Contenidos de Tokyo y Centro de Operaciones Web Operation Center)

Traducido del inglés mediante el aplicativo Deepl y editado por Ricardo Soca.