Jueves, 21 de octubre de 2021

Se fusionan los gigantes televisivos en castellano Univisión y Televisa

15/04/2021
Meg James

Univision Communications y Grupo Televisa de México planean fusionar sus activos de entretenimiento para crear una nueva y poderosa compañía de medios en español con un pie en Estados Unidos y otro en México.

Las compañías anunciaron conjuntamente el movimiento a última hora del martes, formalizando un proceso que comenzó silenciosamente después de que Univision pasara a ser de nueva propiedad a finales del año pasado. La histórica fusión representa un dramático repliegue para el vástago de los medios de comunicación Emilio Azcárraga Jean, cuya familia ha sido durante mucho tiempo uno de los agentes de poder de México debido a su propiedad de Televisa y sus vastas participaciones en medios de comunicación.

La nueva entidad, que se llamará Televisa-Univisión, será la mayor empresa de medios de comunicación en español del mundo. Estará dirigida por el director general de Univision, Wade Davis, un antiguo ejecutivo de Viacom que reunió al grupo de inversores que compró Univision a finales del año pasado a un consorcio de empresas de capital riesgo de Estados Unidos. Se espera que el acuerdo con Televisa se cierre a finales de este año.

La unión está diseñada para posicionar a Televisa-Univisión como una fuerza global en el streaming.

“Mirando el mercado en general, nunca ha habido una compañía de medios de comunicación en español verdaderamente global”, dijo Davis en una entrevista. “Incluso Televisa y Univisión... estaban relegadas a sus respectivas regiones [geográficas], lo cual es algo impresionante cuando se piensa en el tamaño de la audiencia y el mercado global en español”.

Al aprovechar el reconocimiento de Televisa en todo el mundo y su enorme oferta de programación en español, Univision espera impulsar sus esfuerzos de streaming en Estados Unidos y México, así como en el extranjero.

La operación sigue el ejemplo de Walt Disney Co., que hace dos años adquirió gran parte de las participaciones de entretenimiento de Rupert Murdoch en 21st Century Fox por 71.000 millones de dólares. Disney apostó a lo grande para aumentar la programación y hacerse con la participación mayoritaria del servicio de streaming Hulu, para poder enfrentarse a Netflix en todo el mundo.

La combinación Televisa-Univisión pone de manifiesto las presiones a las que se enfrentan ambas empresas.

En México, Televisa ha luchado por adaptarse a la era del streaming y ha perdido parte de su audiencia en favor de Netflix. Aunque la empresa produjo más de 86.000 horas de contenido el año pasado, sus emblemáticas telenovelas no han conectado con el público joven como lo hacían hace décadas. La compañía sí tiene valiosos derechos sobre deportes y eventos especiales y produce noticias, películas, reality shows, programas infantiles y programación educativa.

Univisión, con sede en Miami, que durante mucho tiempo ha dependido en gran medida de las telenovelas de bajo coste de Televisa para llenar su horario de máxima audiencia, también se enfrenta a la creciente competencia de Telemundo, que es propiedad de NBCUniversal, así como de los canales en inglés, YouTube y los servicios de streaming.

Univision ha estado ligada a Televisa durante mucho tiempo a través de un acuerdo de derechos de programación a largo plazo. El pacto proporcionaba a Univision acceso a programas baratos de México, lo que daba a la compañía poco incentivo para crear su propia programación guionada. Sin embargo, la falta de derechos sobre su programación se convirtió en un lastre para Univision en la era del streaming.

Televisa, con sede en Ciudad de México, mantendrá el 45% de la participación en la nueva entidad.

“Combinarnos con Univisión siempre ha sido un sueño para nosotros. Este ha sido siempre el objetivo final, y finalmente lo hemos logrado”, dijo en una entrevista el codirector general de Televisa, Alfonso de Angoitia. “Univision y Televisa han sido socios durante décadas. Era el momento adecuado y la gente adecuada para hacerlo”.

Durante los catorce años en que Univision estuvo controlada por el multimillonario de Los Ángeles Haim Saban y otros inversores de capital privado, la empresa se enfrentó a Televisa por los derechos de la programación y dilapidó su posición de liderazgo en el mercado estadounidense en español tras una incursión fallida en la programación en inglés.

“La fusión facilita el paso efectivo al streaming al combinar contenidos, instalaciones de producción, ahorros sustanciales de costes operativos y puntos de distribución propios en los dos mayores mercados de habla hispana del mundo”, dijo el consultor de medios Julio Rumbaut. “Al mismo tiempo, refuerza la fortaleza de los activos de medios tradicionales de ambas compañías”.

Televisa dijo que aportaría sus cuatro canales de televisión en abierto, veintisiete cadenas de televisión de pago, el estudio de cine Videocine y el servicio de video bajo demanda por suscripción Blim TV, así como la icónica marca Televisa.

Univisión sumará sus cadenas de televisión abierta Univisión y UniMás, nueve cadenas de cable en español, 61 emisoras de televisión y 58 emisoras de radio en Estados Unidos y Puerto Rico, junto con su servicio de streaming PrendeTV, lanzado recientemente. Su equipo directivo estará al frente.

“Al combinar los activos que tienen las respectivas compañías ―el perfil de derechos, las bibliotecas y la [propiedad intelectual] en los dos mayores mercados de habla hispana del mundo― realmente se tiene algo increíblemente especial”, dijo Davis.

Televisa valoró sus activos en 4.800 millones de dólares.

Univision pagará a Televisa 3.000 millones de dólares en efectivo y aportará 750 millones de dólares en acciones ordinarias de Univision y 750 millones de dólares en acciones preferentes de la serie B.

La transacción fue parcialmente financiada por una serie de inversiones de mil millones de dólares liderada por el SoftBank Latin America Fund con la participación de Google, Raine Group y la firma de Davis, ForgeLight, y 2.100 millones de dólares de compromisos de deuda dispuestos por J.P. Morgan.

Se espera que la empresa combinada, que tendrá su sede en EE.UU., produzca unos ingresos de unos 4.000 millones de dólares al año y 1.600 millones de dólares de beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Ebitda), dijo De Angoitia. La nueva empresa tendrá unos 13.000 empleados y seguirá dependiendo en gran medida de sus instalaciones de producción en Ciudad de México.

Televisa mantendrá la propiedad de Izzi Telecom, Sky y otros negocios e inmuebles asociados a las instalaciones de producción de México. También mantendrá las licencias de emisión emitidas por el gobierno mexicano y su infraestructura de transmisión en México.

Cuando se complete el acuerdo, la familia Azcárraga renunciará a su participación de control, pero ganará una parte importante de una empresa con sede en Estados Unidos. El abuelo de Emilio Azcárraga Jean cofundó Univisión hace sesenta años con una sola estación de televisión en San Antonio, y su padre convirtió a Televisa en un gigante del entretenimiento y la política en México.

“Esta combinación estratégica genera un valor significativo para los accionistas de ambas compañías y nos permitirá llegar de manera más eficiente a todas las audiencias de habla hispana con más de nuestra programación”, dijo Azcárraga Jean, presidente ejecutivo del consejo de administración de Televisa, en un comunicado. “Juntos, Televisa-Univision pueden perseguir más agresivamente la innovación y el crecimiento a través de plataformas digitales a medida que la industria continúa evolucionando”.