Jueves, 25 de febrero de 2021

Prepárense para una sorpresa: ¿saben cuál es la tercera lengua más hablada en Texas?

12/02/2021
Sen. John Corbyn

A veces me divierto poniendo a prueba a mis colegas en el Congreso con trivialidades sobre Texas.

¿Sabe cuál es el tercer idioma más hablado en Texas?

La mayoría cuenta rápidamente el inglés y el español con los dedos, pero siempre se rascan la cabeza al llegar al número tres.

La respuesta no sorprenderá a los habitantes de Houston que se hayan parado a comer pho en el bulevar Bellaire, o a los que hayan visitado el festival infantil anual de mediados de otoño que celebra la herencia de esta cultura en el centro comercial Cali Saigon de Garland.

Pero para los recién llegados que aún no han tenido el privilegio de conocer a esta animada comunidad, les informaré: es vietnamita.

En Texas viven más de 210.000 vietnamitas-estadounidenses, y cuando se contabilicen los resultados del censo de 2020, apuesto a que veremos que esa población ha crecido. Una gran parte se ha asentado en Houston y en el área metropolitana de Dallas-Fort Worth, donde encontrará vibrantes barrios que celebran su cultura.

Sin embargo, no siempre fue así. La primera gran oleada de inmigrantes vietnamitas llegó a Texas hace casi medio siglo, tras la caída de Saigón en 1975. Huyendo del nuevo régimen comunista de Vietnam, acudieron a Texas en busca de libertad y oportunidades, valores que los texanos tenemos en alta estima. Al igual que muchos siguen haciendo hoy, votaron con sus pies. Las comunidades costeras de Texas, con abundante pesca, les atrajeron especialmente porque les recordaban a su hogar y les proporcionaban trabajos acordes con sus habilidades. El clima cálido y húmedo de los alrededores de Houston también les resultaba familiar. Y una vez plantada la semilla de unos pocos colonos vietnamitas, a partir de ahí la comunidad no hizo más que crecer.

A Keith Robinson Nguyen, un abogado vietnamita-estadounidense, no le sorprende que la comunidad vietnamita de Houston esté prosperando. "Tienes médicos vietnamitas, profesores vietnamitas, abogados vietnamitas, así que podemos ayudarles de la A a la Z sin tener que usar un intérprete", dijo.

Los titulares siguen cautivándonos con el crecimiento y la diversificación de Texas, y los asiático-estadounidenses representan una gran parte de esa historia. Ahora representan al menos el cinco por ciento de los veintinueve millones de residentes de Texas, casi 1,5 millones en total.

He tenido la suerte de conocer a muchos vietnamitas-norteamericanos en nuestro estado a lo largo de los años. Su historia personifica el “sueño norteamericano” de oportunidad económica y movilidad ascendente, y puedo decirles de primera mano que la comunidad que han construido es tan unida y vibrante como ellos.

Hemos visto una y otra vez que los vietnamitas-estadounidenses de Texas cuidan de sus comunidades. Pienso en el padre Tran, de la iglesia católica de San Pedro en Rockport, que recogió los pedazos de su vecindario después del huracán Harvey, tanto en sentido literal como figurado. O en Lisa Nguyen, propietaria de Cowboys Nail Salon en Plano, donando cada una de sus cajas de mascarillas N95 a las enfermeras y médicos del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern que atendían a los pacientes del COVID cuando el EPI escaseaba la primavera pasada.

Navegar por un nuevo país puede ser duro de por sí, pero cuando tu nuevo hogar se ve asediado por un huracán de categoría 4 o una pandemia mortal, la vida puede volverse de repente mucho más dura. Los vietnamitas-estadounidenses en Texas han mantenido un fuerte enfoque en su comunidad, su fe y su cultura - y cuando lo hacen, todo Texas es mejor por ello.

Los tejanos que han estado en Little Saigon, en Houston, saben que el pho, el banh mi y el café vietnamita son insuperables. Pero sabemos que las contribuciones de los vietnamitas-estadounidenses a la cultura de Texas van mucho más allá de la deliciosa comida -aunque es realmente deliciosa-. Su cultura está entretejida en el tejido mismo de este país, y sirve como recordatorio útil de las obligaciones que tenemos unos con otros como vecinos.

Este mes, nuestros amigos vietnamitas celebran el Tet Nguyen Dan, que conmemora un nuevo año y la oportunidad de un nuevo comienzo. Millones de vietnamitas se reúnen -quizá virtualmente, este año- con sus familiares más cercanos para honrar a sus antepasados y celebrar la nueva vida mediante tradiciones y juegos, comida casera y un hogar limpio. Creo que es justo decir que a todos nos vendría bien un nuevo comienzo, y que podemos aprender mucho de esta celebración y de nuestros vecinos vietnamitas que la honran.

A mis amigos vietnamitas-estadounidenses: Mis mejores deseos para el Tet Nguyen Dan. Gracias por sus vastas contribuciones a Texas y por su cálida amistad a lo largo de los años.