Jueves, 09 de diciembre de 2021

Más allá de “las palabras importan”: el lenguaje de la salud mental

10/11/2021
Violet Taylor

Los estigmas que rodean la salud mental / Hannah Cooper

No recuerdo cuándo oí hablar por primera vez sobre salud mental. Cuando yo era niña, cada mañana mi padre y yo nos lavábamos los dientes juntos en el baño. Y la mayoría de las mañanas, veía a mi padre sacar dos pastillas de un frasco que tenía en un estante alto, metérselas en la boca e inclinarse sobre el lavabo para bajarlas con un trago de agua del grifo. “Mis píldoras locas”, las llamaba él, con una ironía que yo no acababa de entender.

Sin embargo, mis padres eran comunicativos y, desde muy joven, supe que mi padre tomaba antidepresivos porque tenía ansiedad y depresión. Su mundana rutina matutina mantenía equilibradas las sustancias químicas de su cerebro. Una vez me explicó: “Esta medicación me permite sentirme como una persona normal”.

Su actitud hacia la salud mental era realista, aunque irónica y tuve la suerte de crecer con ella. Para muchos, la salud mental es un tema demasiado tabú para hablarlo abiertamente. Pero cualquier referencia a ese tema que oigamos de niños, especialmente cualquier referencia peyorativa, es formativa. Como ocurre con la mayoría de los conceptos abstractos, el lenguaje que utilizamos para aproximarnos a la salud mental configura nuestras actitudes hacia ella. En el caso de la salud mental, esto suele dar lugar a que crezcamos con un estigma.

El estigma es un fenómeno triple: lo sentimos internamente, el público lo perpetúa y nuestras instituciones lo codifican. La vergüenza que podemos sentir al experimentar una mala salud mental es un ejemplo de autoestigmatización. Cuando vemos que la salud mental es objeto de estereotipos perjudiciales, se trata de un estigma público. Y cuando la salud mental limita nuestras oportunidades, el estigma institucionalizado está en juego.

Los estigmas que rodean a la salud mental reflejan que la mayoría de las culturas no normalizan la atención sanitaria mental proactiva, y el estigma se refiere a la vergüenza y la discriminación asociadas a la experiencia de la enfermedad mental. Estos estigmas están relacionados ―es posible que algunos de los estigmas de la salud mental provengan incluso de una falsa equivalencia entre salud mental y enfermedad― pero no son lo mismo.

Aunque el tema de la salud mental incluye la enfermedad mental, también incluye una gama mucho más amplia de experiencias que pueden no requerir tratamiento médico. Todo el mundo tiene salud mental, pero no todo el mundo tiene una enfermedad mental. Ningún tipo de autocuidado sirve para curar una enfermedad mental cuando esta requiere la atención de un médico.

Recientemente, ha habido un impulso para acabar con el estigma de la salud mental cambiando el lenguaje que utilizamos para describir la salud mental. Organizaciones como la National Alliance on Mental Illness defienden que “las palabras importan”, que podemos cambiar el estigma de la salud mental hablando de ella a conciencia.

En los años setenta surgió la corriente del lenguaje centrado en la persona, y hoy muchos periódicos lo exigen como parte de sus guías de estilo. Con el lenguaje centrado en la persona, una “persona deprimida” se convierte en una “persona con depresión”, lo que implica que la salud mental o la enfermedad de una persona es sólo una parte de su vida y no toda su identidad. Al utilizar conscientemente la palabra “persona”, el lenguaje centrado en la persona humaniza a sus sujetos, combatiendo la alteración que se produce cuando la salud mental de alguien se convierte en la forma de definirlo.

El lenguaje centrado en la persona llega solo hasta cierto punto. Una crítica a esta práctica es que sigue representando la salud mental y la enfermedad como algo necesariamente negativo. Después de todo, el uso de términos como “lucha con” o “sufre de” al hablar de la salud y la enfermedad mental está centrado en la persona, pero sigue perpetuando una actitud sombría hacia ambas.

El lenguaje centrado en la identidad es otra técnica destinada a reducir el estigma, aunque es más común utilizarlo cuando se habla de discapacidades. El lenguaje que da prioridad a la identidad sugiere que la discapacidad de una persona no es algo malo; es simplemente un hecho de la vida. El lenguaje que da prioridad a la identidad reconoce que para algunos su condición es una parte importante de su identidad, ya que es una fuente de comunidad.

A partir de finales de los años 90, los medios de comunicación anglosajones se empeñaron en presentar las enfermedades mentales en términos científicos y medicalizados para transmitir al público que estas condiciones eran tan “reales” como las enfermedades físicas. Al educar al público sobre ambas, se esperaba erradicar la desinformación y reducir el estigma.

Pero un estudio de 2012 publicado por la revista Acta Psychiatrica Scandinavica demostró que, aunque el público se educó más sobre las enfermedades mentales, las actitudes peyorativas hacia ellas no cambiaron. Por supuesto, estos esfuerzos no fueron totalmente en vano; el estudio señaló que durante este tiempo la gente comenzó a ver la enfermedad mental como una condición que el tratamiento médico podría mejorar, validando la experiencia de buscar ayuda. Sin embargo, no hubo ninguna mejora en la aceptación social de las personas que padecen enfermedades mentales.

Estas campañas centradas en el lenguaje han tenido impactos tangibles. Pero a veces parecen una solución demasiado simple para un estigma profundo. Las personas que padecen enfermedades mentales o una mala salud mental han dicho a menudo que su dificultad se produce en dos niveles: la experiencia en sí misma y la vergüenza que ellos y sus seres queridos sienten al respecto. Por esa razón, los cambios léxicos, sintácticos o semánticos sólo pueden llegar hasta donde llegan nuestras ideas y actitudes. Utilizar un lenguaje centrado en la persona, por ejemplo, no sirve de mucho cuando se estereotipa a alguien o se describen los antidepresivos como píldoras para locos.

Centrarse en los cambios del lenguaje también plantea la cuestión de si tener descriptores pobres para la salud mental ha sido realmente el origen del problema. Unas palabras más respetuosas y sensibles para referirse a la salud y la enfermedad mental son claramente una mejora con respecto al pasado, pero a veces las palabras se utilizan simplemente por ser amables; la actitud peyorativa permanece, aunque no se exprese. Si cambiamos nuestras palabras para referirnos a la salud mental, ¿podemos cambiar por completo nuestras actitudes al respecto? ¿O el lenguaje es más bien un indicador de lo que la sociedad siente por la salud mental?

Centrar el lenguaje como la solución a las campañas contra el estigma también puede crear la impresión de que, una vez que se realizan cambios en el lenguaje, el estigma desaparece. Pero, por supuesto, este no es el caso.

Lo más probable es que los cambios en el lenguaje deban ir acompañados de un cambio de actitud para que el estigma tenga un impacto. Un estudio de 2015 publicado por la revista Psychiatry Research investigó si la participación en un programa en el que se animaba y enseñaba a los participantes a aceptar y revelar de forma productiva su enfermedad mental a los demás reduciría la autoestigmatización en los participantes con enfermedades mentales. En comparación con el grupo de control, los resultados mostraron que el programa sí ayudó: Los participantes eran menos propensos a aplicarse estereotipos negativos a sí mismos y el autoestigma disminuyó en general entre los participantes. Por tanto, examinar intencionadamente nuestras creencias y entrenarnos para cambiarlas también es importante en la conversación sobre la reducción del estigma.

Esto no excluye la posibilidad de que nuestras palabras importen. Pero está claro que nuestras acciones también importan, tanto en la forma en que tratamos a los demás como en la forma en que nos enfrentamos al estigma institucionalizado.

Pastillas locas, aunque quizá sea una expresión tonta para una familia, no es una referencia precisa o productiva a la salud y la enfermedad mental. Sin embargo, ya lo sabía cuando la oí pronunciar. Lo sabía por las acciones desvergonzadas que vi que los miembros de mi familia tomaban para atender su salud mental. Visitas a psiquiatras, asesoramiento, ejercicio, cuidado de los seres queridos en crisis y conversaciones abiertas: En mi familia, las acciones y las actitudes han hablado más que las palabras.

 Puedes escribirle a Violet Taylor a vtaylor@dailycal.org

 Este artículo fue traducido del inglés mediante el software Deepl, y ajustado por Ricardo Soca