Jueves, 09 de diciembre de 2021

Lenguas japonesa, coreana y turca proceden de un ancestro común en la antigua China

22/11/2021

Los orígenes de la familia lingüística transeuropea se remontan a los cultivadores neolítivos de China

La vasta familia de lenguas transeurásicas, que incluye el japonés, el coreano, el mongol, el turco y las lenguas tungúsicas, tiene sus orígenes en 9.000 años, en las primeras comunidades agrícolas de lo que hoy es el noreste de China, según un estudio que combina pruebas lingüísticas, genéticas y arqueológicas. 

Los hallazgos detallados documentan una ascendencia genética compartida por los cientos de millones de personas que hablan lo que los investigadores llaman lenguas transeurásicas en un área que se extiende por más de 8.000 km.  

Adopción de la agricultura y la dispersión del lenguaje

Los hallazgos ilustran cómo la adopción de la agricultura por parte de la humanidad tras la Edad de Hielo impulsó la dispersión de algunas de las principales familias lingüísticas del mundo. El mijo fue un cultivo importante en la transición de los cazadores-recolectores a la agricultura.  

Hay 98 lenguas transeuropeas. Entre ellas se encuentran el coreano y el japonés, así como varias lenguas túrquicas, como el turco, en partes de Europa, Anatolia, Asia Central y Siberia; varias lenguas mongólicas, como el mongol, en Asia Central y el noreste; y varias lenguas tungúsicas en Manchuria y Siberia.  

Agricultores neolíticos de mijo

Los inicios de esta familia lingüística se remontan a los agricultores neolíticos de mijo del valle del río Liao, una zona que abarca partes de las provincias chinas de Liaoning y Jilin y la región de Mongolia Interior. A medida que estos agricultores se desplazaron por el noreste de Asia, las lenguas descendientes se extendieron durante miles de años hacia el norte y el oeste, hasta Siberia y las estepas, y hacia el este, hasta la península de Corea y el mar, hasta el archipiélago japonés.  

Una verdad incómoda para muchos

La investigación puso de manifiesto los complejos inicios de las poblaciones y culturas modernas. 

"Aceptar que las raíces de la propia lengua, cultura o pueblo se encuentran más allá de las fronteras nacionales actuales es una especie de renuncia a la identidad, que algunas personas aún no están dispuestas a hacer", afirma la lingüista comparativa Martine Robbeets, líder del Grupo de Investigación Arqueolingüística del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia de la Humanidad en Alemania y autora principal del estudio publicado en la revista Nature.  

"Las naciones poderosas, como Japón, Corea y China, suelen ser imaginadas como representantes de una lengua, una cultura y un perfil genético. Pero una verdad que incomoda a la gente con agendas nacionalistas es que todas las lenguas, culturas y humanos, incluidos los de Asia, están mezclados", añadió Robbeets. 

Datos de 255 yacimientos arqueológicos

Los investigadores elaboraron un conjunto de datos de conceptos de vocabulario para las 98 lenguas, identificaron un núcleo de palabras heredadas relacionadas con la agricultura y formaron un árbol genealógico de las lenguas. 

El arqueólogo y coautor del estudio, Mark Hudson, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, dijo que los investigadores examinaron los datos de 255 yacimientos arqueológicos de China, Japón, la península de Corea y el Lejano Oriente ruso, y evaluaron las similitudes de los artefactos, como la cerámica, las herramientas de piedra y los restos de plantas y animales. También tuvieron en cuenta las fechas de 269 restos de cultivos antiguos procedentes de diversos yacimientos. 

Los investigadores determinaron que los agricultores del noreste de China acabaron complementando el mijo con el arroz y el trigo, un paquete agrícola que se transmitió cuando estas poblaciones se extendieron a la península de Corea hacia el año 1300 a.C. y desde allí a Japón después del 1000 a.C. aproximadamente. 

Análisis genómicos

Los investigadores realizaron análisis genómicos de los restos antiguos de 23 personas y examinaron los datos existentes sobre otras que vivieron en el norte y el este de Asia hace hasta 9.500 años. 

Por ejemplo, los restos de una mujer encontrados en Yokchido (Corea del Sur) tenían un 95% de ascendencia del antiguo pueblo Jomon de Japón, lo que indica que sus antepasados recientes habían emigrado por el mar.  

"Es sorprendente ver que los antiguos coreanos reflejan la ascendencia jomon, que hasta ahora solo se había detectado en Japón", dijo Robbeets.  

Los orígenes de las lenguas chinas modernas surgieron de forma independiente, aunque de manera similar, con el mijo también implicado. Mientras que los progenitores de las lenguas transeurásicas cultivaban mijo en el valle del río Liao, los creadores de la familia lingüística sinotibetana cultivaban mijo de cola de zorra más o menos al mismo tiempo en la región china del río Amarillo, lo que allanó el camino para una dispersión lingüística independiente, explicó Robbeets. 

FEW (Reuters, Nature, New Scientist)