Lunes, 25 de octubre de 2021

Lengua, sociedad y ciudadanía luxemburguesas

03/08/2021
Martin Jonsson

¿Es defendible el requisito de la lengua luxemburguesa para obtener la ciudadanía y tiene sentido aprenderla?

El idioma ha sido durante mucho tiempo una cuestión controvertida en el Gran Ducado de Luxemburgo, lo que no debería sorprender si se tiene en cuenta que el país cuenta oficialmente no con una, ni con dos, sino con tres lenguas. Según la ley, la “lengua nacional” es el luxemburgués, mientras que la lengua legislativa es el francés y las lenguas administrativas son el luxemburgués, el francés y el alemán.

Pero, por supuesto, la ley no lo es todo. Luxemburgo es un país increíblemente internacional, con un 47% de la población residente nacida en otro lugar en 2020. No es de extrañar, pues, que aquí se hablen muchas lenguas diferentes. Un estudio realizado en 2018 por el Ministerio de Educación reveló que el 98% de la población habla francés, el 80% habla inglés, el 78% habla alemán y el 77% utiliza el luxemburgués.

Un tercer y último dato nada sorprendente es que el luxemburgués no ha prosperado en este entorno. Al atraer a los trabajadores del extranjero, el francés, y últimamente el inglés, han crecido en importancia en muchos sectores de la economía y de la vida privada. Entra la ley de 2018 para la promoción de la lengua luxemburguesa, que busca aumentar su importancia, avanzar en su estandarización, promover su aprendizaje y hacer avanzar la cultura luxemburguesa a través de la lengua.

En medio de esta situación, una nueva petición, lanzada la semana pasada, ha llamado la atención y ha creado un gran debate. En esencia, la petición pide que se supriman los conocimientos de luxemburgués (A2 de expresión oral y B1 de comprensión auditiva) como único requisito lingüístico para obtener la ciudadanía a través del famoso sproochentest, o prueba de idiomas, argumentando que el francés y el alemán deberían estar disponibles como opciones adicionales.

Aunque entiendo perfectamente la lógica de la petición, no consigo estar de acuerdo con su conclusión. Sin embargo, creo que hay problemas con el enfoque actual, que deben ser resueltos.

Un poco de contexto: el listón es bajo

El listón que hay que alcanzar para obtener la ciudadanía es bajo. Según las definiciones estándar del MCER, el nivel A2 de expresión oral requiere que el usuario pueda “comunicarse en tareas sencillas y rutinarias que requieran un intercambio de información simple y directo” y que pueda “describir en términos sencillos aspectos de sus antecedentes, su entorno inmediato y asuntos en áreas de necesidad inmediata”.

El B1 de comprensión oral, por su parte, requiere que pueda “comprender los puntos principales de una información estándar y clara sobre asuntos que le son familiares y que se encuentran habitualmente en el trabajo, la escuela, el ocio, etc.”.

Por lo tanto, se hace hincapié en la capacidad de comprender una conversación relativamente mundana y cotidiana, más que en la capacidad de participar activamente, siendo este último un nivel más difícil de alcanzar.

En resumen, el requisito lingüístico se establece a un nivel que garantiza una comunicación muy básica entre los ciudadanos en una lengua determinada, en este caso el luxemburgués. En mi opinión, es un listón muy bajo y un requisito razonable.

Los luxemburgueses y otras lenguas

Antes de empezar con este apartado, me gustaría señalar que esto se basa en gran medida en mis experiencias subjetivas. Siempre me ha sorprendido la capacidad de muchos luxemburgueses para cambiar de idioma en un abrir y cerrar de ojos. Al trabajar en una empresa con una gran diversidad lingüística, he visto a compañeros pasar del luxemburgués al inglés, al alemán y al francés en una misma conversación con otros compañeros con menos talento lingüístico como yo.

Aunque aprecio mucho esto, también sé que es un inconveniente, y no es algo que me guste dar por sentado. También sé que muchos luxemburgueses se sienten más cómodos hablando alemán que francés, o francés que alemán, o inglés que francés, o... Ya se hacen una idea. Aunque a menudo se dice que son esencialmente hablantes nativos de al menos 3 idiomas, rara vez es así. Muchos crecen hablando luxemburgués en casa y sólo aprenden francés, alemán y, por supuesto, inglés en la escuela.

Lo que quiero decir es que, por lo general, esperamos que pasen a una segunda, tercera o cuarta lengua. Su fluidez es tal que esto no es un problema, pero pedir a cambio que los recién llegados aprendan al menos lo más básico del luxemburgués parece una pequeña petición. Y eso no quiere decir que les debamos nada a los luxemburgueses, necesariamente; la comunidad de expatriados ciertamente añade mucho valor a Luxemburgo, tanto económica como culturalmente, pero eso no nos impide la cortesía básica de aprender el idioma local, el nacional.

¿Por qué no las tres?

Si se quiere hacer de abogado del diablo, se podría argumentar con relativa solvencia la necesidad de aprender las tres lenguas administrativas. Después de todo, el argumento para incluir el francés y el alemán como opciones es que son lenguas administrativas y, por lo tanto, deberían estar disponibles como opciones para la ciudadanía. No es descabellado decir que también se podría argumentar que las tres deberían ser obligatorias, o al menos dos.Si un requisito de la ciudadanía es poder vivir de forma totalmente independiente en el país, comunicarse con los funcionarios y los conciudadanos, etc., entonces esto tendría sentido. Siendo realistas, supondría la exigencia de aprender siempre el francés, como única lengua legislativa, y al menos una de las lenguas alemanas y luxemburguesas para facilitar una comunicación relativamente fácil con todos los conciudadanos en una lengua con la que se sientan cómodos.

Sin embargo, sería un listón muy alto, y no es algo que defienda... en parte por mis propias razones egoístas. Dicho esto, ya es un requisito implícito.

Un elemento de derecho y la erosión de la cultura

Esta sección será probablemente una lección sobre cómo no hacer amigos, pero la escribiré de todos modos.

Hay un elemento de derecho en la exigencia de que se facilite la obtención de la ciudadanía, y facilitarla es exactamente lo que pretende la exigencia de un cambio en el requisito lingüístico. Exigir que se elimine el luxemburgués como requisito para obtener la nacionalidad luxemburguesa... Bueno, creo que está bastante claro cómo suena eso.

Hacer lo mismo en otros países sería difícilmente pensable, y Luxemburgo no es el único que tiene un requisito lingüístico. Alemania exige el B1, oral y escrito. Francia también lo hace, y recientemente ha endurecido sus criterios. El Reino Unido también exige el B1 general. Ya te haces una idea.

Ahora bien, tendría usted razón al levantar la mano en señal de protesta y señalar que Luxemburgo es diferente, ya que se basa en tres idiomas. Tendría usted toda la razón al hacer este argumento, pero tendría igualmente razón al decir que, al igual que es su elección tener tres lenguas administrativas, es su elección decidir cuál es la lengua nacional y qué lengua se requiere para la ciudadanía.

El hecho de que haya tres lenguas administrativas (hasta cierto punto, al menos - más adelante se hablará de ello) es, en todo caso, una comodidad añadida para los expatriados. Exigir entonces que se nos permita la ciudadanía simplemente porque dominamos una lengua de conveniencia administrativa, pero no la lengua nacional, huele a derecho.

También hay que considerar el aspecto de la cultura y la identidad compartida. Una lengua compartida es lo que une a un pueblo. Es la base de una cultura, de una identidad. Despojar a un país de esto, o erosionarlo, es un negocio arriesgado. Sin estos elementos, un país pasa de ser una nación a ser una corporación con una bandera, y ese no es un camino que queramos recorrer, por mucho que algunos argumenten que ya hemos dado algunos pasos en esa dirección.

El problema de promover el luxemburgués: no siempre es una opción

Así pues, después de argumentar a favor de la exigencia del luxemburgués, es necesario hacer un poco de equilibrio, porque la exigencia dista mucho de ser perfecta en el contexto actual.

Dado que el gobierno insiste en que aprendamos el luxemburgués, cabría pensar que se esforzaría por garantizar su viabilidad como opción lingüística. El problema es que no lo han hecho.

Como alguien que optó por centrarse en el aprendizaje del luxemburgués al mudarse aquí, puedo dar fe personalmente de que no es especialmente útil fuera de la comunicación interpersonal. Lo utilizo para entender y hablar con la familia de mi mujer, y siempre que puedo en los supermercados, en las tiendas, y últimamente estoy intentando reunir el valor para hablarlo un poco en el trabajo. Pero más allá de eso, es inútil.

Y es que el gobierno intenta tener dos caminos: exige que aprendamos luxemburgués para obtener la ciudadanía y, en general, fomenta el aprendizaje de la lengua a través de la mencionada ley... pero no ha puesto el dinero y el esfuerzo necesarios para que sea útil desde el punto de vista administrativo.

¿Quieres encontrar algo en Guichet? Las opciones son el francés, el alemán o el inglés.

¿Quiere declarar sus impuestos? Las opciones son el francés o el alemán.

¿Necesita información sobre temas policiales? El sitio web está en francés.

La lista de ejemplos podría ser mucho más larga, pero esto demuestra lo más importante: El luxemburgués no le llevará muy lejos fuera de su relación con la población local (por muy importante que sea), al menos no todavía, ya que hay muy poca información oficial disponible en este idioma.

¿Es razonable pedirnos que aprendamos luxemburgués para obtener la ciudadanía? Sin duda.

¿Es necesario que el gobierno haga su parte y garantice que el idioma esté disponible como una opción para cumplir con los requisitos administrativos básicos que se le exigen a un ciudadano? Sin duda.

Dicho esto, acabo de pedir a mi jefe una cuarta ronda de clases de luxemburgués, y tengo la intención de llegar a dominarlo lo más posible. Me gusta el idioma, me gusta la cultura, y me encanta el país y las oportunidades que me ha brindado, así que para mí es una obviedad. El problema es que, una vez que termine mis próximas 20 clases, tendré que pasarme al francés, porque no hay que evitar la necesidad de conocerlo si quieres integrarte plenamente y rellenar un formulario sin tener que molestar a los demás para que lo traduzcan o esperar que Google Translate esté a la altura de la terminología financiera.

Existe una contradicción inherente al hecho de establecer la exigencia para el individuo y no estar a la altura como Estado, y esto debe resolverse.