Sábado, 08 de agosto de 2020

La neolengua del coronavirus

21/03/2020
Beatriz Beiras

Un nuevo lenguaje ha invadido las conversaciones cotidianas, los mensajes de los políticos y de las autoridades, palabras que hace apenas unas semanas no habíamos oído nunca. Distanciamiento social, teletrabajo y otras nuevas palabras que nos trajo la pandemia de coronavirus.

Coronavirus

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los CoV son una amplia familia de virus que pueden causar desde un resfriado común hasta enfermedades más graves como el MERS-CoV (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) o el SRAS-CoV (Síndrome Respiratorio Agudo Severo).

Los coronavirus se pueden contagiar de los animales a las personas, así el SRAS-CoV pasó de la civeta al ser humano y el MERS-CoV del dromedario.

Un nuevo coronavirus es una nueva cepa que nunca antes se había detectado en el ser humano, explica la OMS, es el caso del SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad COVID-19, responsable de la actual pandemia que comenzó en la ciudad china de Wuhan.

Estos virus tienen como una corona alrededor del centro por eso se les da ese nombre.

Cuarentena

Cuarentena es un `aislamiento preventivo a que se somete durante un período de tiempo, por razones sanitarias, a personas o animales´. Es el período de tiempo de incubación de la enfermedad antes de que aparezcan los síntomas. Su objetivo es evitar la propagación de la enfermedad y el contagio de las personas sanas durante las epidemias.

Aunque el origen puede ser más remoto; incluso bíblico por los cuarente días en los que Jesús se aisló en el desierto;  el uso actual de la palabra se remite a Italia, en concreto Venecia; cuando impuso un aislamiento de 40 días a las embarcaciones;  que fueron las que trajeron la peste bubónica o peste negra a Europa en el siglo XIV (el pico fue entre 1347 y 1353).  Causada por la bacteria Yersinia pestis mató a más de un tercio de la población de Europa. No existían los antibióticos, ni ningún remedio para curarla, por lo que la única forma de sobrevivir era evitar contraer la enfermedad por el aislamiento o confinamiento de la población.

En el caso del coronavirus causante de la COVID-19, la OMS estima que el período de incubación es de 2 semanas de promedio, por eso se impone un aislamiento de dos semanas a los casos sospechosos. Se considera que pasado este período el individuo ya eliminó el coronavirus o no estaba infectado.

Confinamiento

Es otro término que nos ha traído la pandemia para significar `recluir a alguien dentro de unos límites´. Se impuso a raíz del confinamiento el 23 de febrero de 10 ayuntamientos en el norte de Italia cuando aparecieron los primeros casos de coronavirus en el país. Después vendrían otras zonas hasta el cierre total del país.

La jerga médica también se ha colado en nuestras vidas. Morbilidad, mortalidad, letalidad, transmisión, carga viral, asintomático, vector, portador, higiene son algunos términos que usan los sanitarios necesarios para ser precisos en su comunicación profesional pero que confunden o asustan a gran parte de la población que no los entiende.

Por eso los expertos en comunicación aconsejan usar:

1.- Sin síntomas en vez de asintomático;

2.- Propagar en vez de transmitir;

3.- Lavarse las manos en vez de higiene.

 

Distancia o distanciamiento social

Es el término por excelencia para luchar contra la pandemia porque significa mantener la suficiente distancia entre dos individuos para evitar que el coronavirus pueda “saltar” de uno a otro. En el caso del COVID-19 la OMS recomienda guardar al menos 1 metro de distancia con los demás. En algunos países como Francia, España o Italia, no es sólo una recomendación, sino que es una obligación decretada por los respectivos gobiernos y que puede ser motivo de sanción si no se respeta.

Su objetivo es reducir el contacto entre personas y así limitar la propagación del virus para ralentizar la pandemia. La distancia social también significa quedarse en casa, no acudir a actos sociales, o trabajar desde casa.

Teletrabajo

Consiste en trabajar a distancia, en un lugar diferente a la oficina o empresa, normalmente en casa. Es aplicable a los empleos que no requieren una presencia en el puesto de trabajo, por lo que muchos trabajadores y empresas no pueden recurrir a él. Requiere que la empresa ponga a disposición de sus empleados equipos informáticos, y esto no siempre es posible. En España, el Gobierno en su decreto del estado de alarma, insta a las empresas al teletrabajo siempre que sea posible, al igual que el gobierno francés. La OMS también lo recomienda para reducir el riesgo de exposición y contagio del COVID-19.

Contención, mitigación

El escenario de contención fue el primer que se contempló, al principios de la crisis, en España. Pero el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC en inglés) el 12 de marzo advirtió de que el coronavirus se estaba expandiendo rápidamente por la Unión Europea y el Reino Unido por lo que se estaba entrando muy rápidamente en un escenario de “transmisión comunitaria sostenida del COVID-19”. Por ese motivo recomendaba pasar de la contención a la mitigación, lo que quiere decir dar una respuesta rápida, profunda y proactiva para ralentizar la transmisión. Uno de los objetivos prioritarios es proteger el sistema sanitario para evitar su colapso al llegar un gran número de enfermos a la vez.

Aplastar o aplanar la curva

Se refiere a los esfuerzos por frenar la velocidad de los contagios para evitar la saturación de los servicios médicos, y gráficamente se traduce en un aplastamiento de la curva ascendente de la epidemia que tiene forma de pico. Si se consigue aplanarla es que las medidas de confinamiento, distancia social, rastreo de la cadena de transmisión y aislamiento de los infectados empiezan a dar resultados.