Viernes, 30 de julio de 2021

La inteligencia artificial supondrá un cambio "más profundo que el fuego, la electricidad o internet", afirma Pichai Sundararajan, CEO de Google

19/07/2021

<p>Pichai Sundararajan</p>

La internet libre y abierta está siendo atacada en países de todo el mundo, advierte el director ejecutivo de Google, , más conocido como Sundar Pichai.

Para el líder de una de las instituciones más complejas, importantes y ricas de la historia, muchos países están restringiendo el flujo de información, aunque el modelo a menudo se da por sentado.

En una entrevista en profundidad con la BBC, Pichai también aborda las controversias en torno a impuestos, privacidad y datos.

Y sostiene que la inteligencia artificial es más importante y profunda que otros descubrimientos como el fuego, la electricidad o internet.

Las próximas revoluciones

Hablé con él en la sede de Google en Silicon Valley, para la primera de una serie de entrevistas que estoy haciendo para la BBC con figuras mundiales.

Como jefe tanto de Google como de su empresa matriz Alphabet, Pichai es el líder de productos tan variados como Waze, FitBit y DeepMind, los pioneros de la inteligencia artificial.

Además, supervisa Gmail, Google Chrome, Google Maps, Google Earth, Google Docs, Google Photos, el sistema operativo Android y muchos otros productos.

Durante los últimos 23 años, Google probablemente ha dado forma a internet (en su mayoría libre y abierta) más que cualquier otra empresa.

En medio del susurro de las hojas y la luz del sol del campus de Google en Silicon Valley, Pichai dice que, durante el próximo cuarto de siglo, otros dos desarrollos revolucionarán aún más nuestro mundo: la inteligencia artificial y la computación cuántica.

Sobre el primero, afirma: "Lo veo como la tecnología más profunda que la humanidad jamás desarrollará y en la que trabajará".

"Si piensas en el fuego, en la electricidad o en internet, es así. Pero creo que es aún más profundo", indica.

La inteligencia artificial es, en la base, el intento de replicar la inteligencia humana en máquinas. Varios sistemas de inteligencia artificial ya son mejores que los humanos para resolver tipos particulares de problemas.

La computación cuántica es un fenómeno totalmente diferente. La computación ordinaria se basa en estados de la materia que son binarios: 0 o 1. Nada intermedio. Estas posiciones se denominan bits.

Pero a nivel cuántico o subatómico, la materia se comporta de manera diferente: puede ser 0 o 1 al mismo tiempo, o en un espectro entre los dos.

Las computadoras cuánticas se basan en cúbits, elementos que tienen en cuenta la probabilidad de que la materia se encuentre en uno de varios estados diferentes. Esto es algo alucinante, pero podría cambiar el mundo.

Pichai y otros tecnólogos líderes encuentran aquí algunas estimulantes posibilidades. "`[La mecánica cuántica] no va a funcionar para todo. Hay cosas para las que la forma en que hacemos la computación hoy siempre será mejor. Pero hay algunas cosas para las que la computación cuántica abrirá una gama completamente nueva de soluciones".

Sundar Pichai ascendió en las filas de Google al ser el gerente de producto más efectivo, popular y respetado en la historia de la compañía.

Ni el navegador Chrome ni Android, el sistema operativo móvil, fueron idea suya. Pero Pichai fue el gerente de producto que los condujo a la dominación global, bajo la atenta mirada de los fundadores de Google.

En cierto sentido, Pichai ahora gestiona los desafíos infinitamente mayores de la inteligencia artificial y la computación cuántica.

Y lo está haciendo mientras Google se enfrenta a un aluvión diario de escrutinio y críticas en varios frentes, por nombrar solo tres: impuestos, privacidad y presunto monopolio.

Impuestos

Google se pone a la defensiva en asuntos relacionados con los impuestos.

Durante varios años, la empresa ha pagado enormes sumas de dinero a contables y abogados para reducir legalmente sus obligaciones fiscales.

Por ejemplo, en 2017, Google trasladó más de US$20.000 millones a las Bermudas a través de una empresa fantasma holandesa, como parte de una estrategia llamada Double Irish, Dutch Sandwich ("Doble irlandés, sándwich holandés").

Al respecto, Pichai dijo que Google ya no usa este esquema, que es uno de los mayores contribuyentes del mundo y que cumple con las leyes fiscales en todos los países en los que opera.

Le dije que su respuesta revelaba exactamente el problema: no se trata solo de una cuestión legal, es una cuestión moralLa gente pobre generalmente no emplea contadores para minimizar sus facturas de impuestos; la elusión fiscal a gran escala es algo que hacen las personas más ricas del mundo y le sugerí que puede debilitar el sacrificio colectivo.

Cuando invité a Pichai a comprometerse a que Google se retire de todos los paraísos fiscales de inmediato, no aceptó la oferta.

Sin embargo, dejó en claro que está "animado por las conversaciones en torno a un impuesto mínimo empresarial global".

Está claro que Google está colaborando con los responsables de la formulación de políticas para encontrar formas de simplificar y hacer más eficaces los impuestos.

Es cierto que la empresa genera la mayor parte de su investigación y sus ingresos en Estados Unidos, que es donde paga la mayor parte de sus impuestos.

Además, ha pagado un impuesto efectivo del 20% durante la última década, que es más que muchas empresas.

Sin embargo, cualquier uso de un paraíso fiscal es una exposición para la reputación de las empresas cuando, en todo el mundo, se están pidiendo prestados, gastando y recaudando billones a través de impuestos a la gente común para mitigar la pandemia.

Datos, privacidad y monopolio

Los otros grandes problemas en los que Google se enfrenta a un escrutinio constante y creciente son los de los datos, la privacidad y si la empresa tiene o no un monopolio efectivo en la Búsqueda, donde es totalmente dominante.

En el último de estos, Pichai argumenta que Google es un producto gratuito y que los usuarios pueden ir fácilmente a otra parte.

Este es el mismo argumento que ha utilizado Facebook. La compañía de Mark Zuckerberg recibió un fuerte respaldo del juez James Boasberg de Washington DC el mes pasado, cuando rechazó una serie de casos antimonopolio contra el gigante de las redes sociales.

Respeto de la industria

En preparación para la entrevista, hablé con más de una docena de ejecutivos actuales o anteriores de Google, otros altos ejecutivos de grandes firmas tecnológicas, reguladores y estrategas del sector tecnológico.

Varios dijeron que no se puede discutir el crecimiento del precio de las acciones de Google bajo Pichai. Casi se ha triplicado.

Esa es una actuación fenomenal. Y argumentar que esto se explica solo por el favorable comportamiento del consumidor, pierde el sentido. Google creó ese comportamiento del consumidor con una ingeniería asombrosa y productos de clase mundial.

En su mayoría de manera extraoficial, los reguladores dijeron que era necesario diseñar nuevas leyes y lenguajes para ejercer un mejor escrutinio sobre este nuevo tipo de gigante corporativo.

El veredicto del juez Boasberg en Facebook más bien confirmó esto. Curiosamente, Lina Khan, la nueva jefa de la Comisión Federal de Comercio, de 32 años, ha argumentado anteriormente que la definición de monopolio debería ampliarse para reflejar este nuevo mundo.

Los altos ejecutivos de otras grandes firmas de tecnología han quedado impresionados por lo eficaz que es Pichai.

Sus testimonios en el Congreso rara vez han provocado caídas en el precio de las acciones de Google. Su calma y su comprensión de los detalles le permiten manejar situaciones potencialmente difíciles.

Un líder de bajo perfil

El líder de Google es cuidadoso en mantener un bajo perfil. En una ronda de preguntas muy reveladora, descubrimos que no come carne, que conduce un Tesla, que venera a uno de los padres de la ciencia de la computación, Alan Turing, que desearía haber conocido a Stephen Hawking y que está celoso de la misión espacial de Jeff Bezos.

Pichai es universalmente considerado como un líder excepcionalmente amable, atento y cariñoso.

Según todas las personas con las que hablé, está genuinamente comprometido con ser un ejemplo ético. Es un idealista cuando se trata del impacto de la tecnología en la mejora de los niveles de vida, algo que tiene sus raíces en su educación, de la que hablamos extensamente.

Nació en una familia de clase media en Tamil Nadu, en el sur de India. Varias tecnologías tuvieron un impacto transformador en él, desde el viejo teléfono de dial rotatorio (para el que estaban en lista de espera para adquirirlo), hasta el scooter en el que todos se apilaban para asistir a una cena mensual.

Aunque en Google ha logrado ganarse a los ingenieros y desarrolladores de software, no ha sido una tarea fácil; la confianza de los cerebros de las empresas de Silicon Valley incluye muchos de los egos más grandes del planeta. Sin embargo, lo respetan enormemente.

Después del liderazgo necesariamente pionero, celoso y arriesgado de los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, tenía sentido tener un líder de perfil más bajo, sólido y más cauteloso que calmara las ansiedades del público y cautivara a los funcionarios públicos, como Pichai.

El director ejecutivo ha sobresalido: no muchas personas en la historia podrían decir que han creado un billón de dólares de valor como CEO.

Pero estas mismas cualidades también apuntan a posibles escollos, según los exempleados de Google y muchos otros observadores cercanos.

Es importante decir que estas personas son generalmente evangelistas de la tecnología y que tienen prioridades muy diferentes a las de un apostador promedio.

De todas maneras, los evangelistas de la tecnología tienen algunos puntos en común.

Primero, creen que Google es ahora una empresa más cautelosa que nunca (Google, por supuesto, disputará esto, y otros dirán que sería algo bueno si fuera cierto).

En segundo lugar, Google tiene un montón de productos "Yo también" en lugar de ideas originales; en el sentido de que ve a otras personas hacer grandes inventos, y luego da rienda suelta a sus ingenieros para mejorarlos.

En tercer lugar, muchas de las grandes apuestas de Pichai han fracasado: Google Glass, Google Plus, Google Wave, Project Loon. Google podría replicar razonablemente que hay valor en la experimentación y el fracaso. Y que esto más bien entra en conflicto con el primer punto anterior.

Cuarto, que la ambición de Google de resolver los mayores problemas de la humanidad está menguando. Con la mayor concentración de expertos en ciencias de la computación en el mundo, dice este argumento, ¿no debería Google revertir el cambio climático o resolver el cáncer? Encuentro esta crítica difícil de reconciliar con el historial de Pichai, pero es común.

Finalmente, que se merece una tremenda simpatía, porque gestionar un personal tan grande, recalcitrante, exigente e idealista como el de Google en una era de guerras culturales es esencialmente imposible.

En estos días, Google aparece con bastante frecuencia en las noticias debido a las huelgas del personal por la diversidad o la paga.

Con más de 100.000 empleados, muchos de ellos muy obstinados en los foros de mensajes internos y activistas por naturaleza, esto es simplemente imposible de controlar.


Aceleración

Todo lo anterior son preocupaciones de las personas dentro del mundo de la tecnología que quieren que Google vaya más rápido. Pero a muchos también les gustaría que las grandes tecnologías se ralentizaran.

La lección más obvia que extraigo de mi tiempo en Silicon Valley es que no hay posibilidad de que eso suceda. La aceleración es la norma: la aceleración de la historia se está acelerando en sí misma.

Y, cuando le pregunté a Pichai si el modelo chino de internet -mucho más autoritario y mucho más vigilante- está en ascenso, Pichai dijo que la internet libre y abierta "está siendo atacada". Es importante destacar que no se refirió directamente a China, pero continuó diciendo: "Ninguno de nuestros principales productos y servicios está disponible en China".

Con legisladores y reguladores demostrando ser lentos, ineficaces y fáciles de presionar, y una pandemia en curso, el Occidente democrático está dejando en gran medida a personas como Sundar Pichai decidir hacia dónde debemos dirigirnos