Jueves, 09 de diciembre de 2021

La barrera del lenguaje en EE.UU: padres inmigrantes se quejan de exclusión

25/11/2021
Claudia Lauer y Vanessa A. Álvarez

Inmigrantes se quejan de que la atención que reciben es insuficiente

Los padres y madres de Filadelfia que no hablan inglés dicen que llevan mucho tiempo excluidos de parte de la educación de sus hijos debido a las barreras lingüísticas, una situación que se agravó con la pandemia y la vuelta al aprendizaje presencial.

Los padres informaron a The Associated Press sobre el uso de estudiantes como traductores a pesar de las prohibiciones federales, traducciones telefónicas incorrectas y mala comunicación sobre el acoso escolar. Los expertos afirman que muchos otros distritos escolares se han quedado atrás en la creación de sistemas equitativos para las personas que no hablan inglés.

Los funcionarios de las escuelas de Filadelfia dijeron que se ha progresado, incluyendo el envío de comunicaciones en los idiomas de los padres y la contratación de docenas de intérpretes más en la escuela, llamados asistentes culturales bilingües, o BCA, por su sigla en inglés (bilingual cultural advisor). También dijeron que el distrito cuenta con una sólida orientación para solicitar ayuda lingüística. Sin embargo, los problemas subsisten.

Mandy, que pidió a la AP no utilizar su apellido, luchó por devolver a su hijo de 10 años con necesidades especiales a la escuela presencial, pero decidió que la opción virtual no ofrecía suficiente apoyo a los padres que no hablan inglés.

Mandy afirma que sus mayores dificultades con el idioma se produjeron durante las reuniones de educación especial en el anterior colegio de su hijo. Todavía pasa horas traduciendo los informes al mandarín porque el distrito ofrece traducciones limitadas.

Durante una reunión, una traductora telefónica dijo que no estaba familiarizada con la educación especial y se negó a traducir, así que Mandy empezó a llevar a un amigo bilingüe para que la ayudara. En otra ocasión, una traductora le dijo a Mandy que el personal iba a enseñar a su hijo a "comer carne", a lo que su amiga corrigió, explicando que estaban hablando de la terapia de alimentación.

"Parece un incidente cómico, pero fue realmente frustrante", manifestó Mandy en mandarín a través de un traductor. "Da la sensación de que se excluye deliberadamente a los padres inmigrantes y se los margina".

Jenna Monley, subdirectora de la Oficina de Participación Familiar y Comunitaria del distrito, dijo que la oficina le propuso al personal de la escuela que empezara a proporcionar intérpretes en persona para las reuniones de educación especial cuando fuera posible. Ella dijo que el personal está capacitado en el uso de BCA o las opciones de traducción contratada. Pero los entrenamientos anuales de actualización no son necesarios para la mayoría de los maestros.

"Creo que siempre se van a encontrar focos de éxito. Pero hay algunas áreas en las que hay que crecer y mejorar", expresó Monley.

Los estudiantes de inglés aumentaron en el distrito de Filadelfia a más de 16,500 en 2020, desde alrededor de 12,000 en 2013, y casi una cuarta parte de las personas en Filadelfia mayores de cinco años no hablan inglés en casa, según las cifras del censo.

Un informe del Departamento de Educación de Estados Unidos del año pasado mostró que el número de estudiantes de inglés aumentó a nivel nacional en alrededor de un 28% entre el año escolar 2000-01 y el año escolar 2016-17. El informe mostró que 43 estados tuvieron aumentos en los estudiantes de inglés.

En ámbito nacional, el censo mostró que el número de personas que hablan idiomas distintos del inglés en casa aumentó en más de ocho millones en la última década, a casi el 22% de alrededor del 20,6%.

Juntos, un grupo de defensa de los inmigrantes latinos en Filadelfia, encuestó a las familias en 2020 sobre sus preocupaciones acerca de la pandemia. La directora ejecutiva, Erika Guadalupe Núñez, comentó que, después de las necesidades básicas, la escolarización era una de las principales preocupaciones, incluida la forma de comunicarse con los profesores que sólo hablan inglés.

Dijo que los miembros han expresado regularmente sus preocupaciones sobre las escuelas, como que se les pida a los niños que traduzcan.

"Sólo queremos que los niños sean niños. Y queremos que permanezcan en clase y tengan las mismas oportunidades de aprender que tienen los niños de habla inglesa", dijo Guadalupe Núñez.

La Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de Estados Unidos recibe anualmente decenas de quejas de los padres sobre el idioma. En 2015 emitió una guía sobre la obligación legal de comunicarse en el idioma de los padres, diciendo que ni los estudiantes ni el personal bilingüe no capacitado deben traducir.

Monley dijo que el distrito tiene 101 BCA después de contratar a unos 45 en los últimos años. Prestan servicio en 108 de las 224 escuelas, pero muchos flotan entre varias escuelas.

La concejal de Filadelfia Helen Gym, defensora desde hace tiempo de la educación y los derechos de los inmigrantes, dijo que quiere ver intérpretes en todas las escuelas todos los días.

"Tenemos un largo camino por recorrer para hacer cumplir los mandatos de acceso al idioma que están claramente establecidos por ley ", declaró.

Gym dijo que la atención a las familias inmigrantes a menudo parece una idea tardía, señalando que el número de BCA se redujo a la mitad durante los profundos recortes presupuestarios alrededor de 2011 después de los cambios en la fórmula de financiación de la educación del estado.

Los BCAs fueron creados durante la implementación de un acuerdo en una demanda presentada por estudiantes asiático-americanos en la década de 1980 exigiendo mejores recursos.

Sin embargo, los BCA siguen siendo el único personal bilingüe designado en los edificios escolares, dijo Gym, y a menudo sirven como intermediarios de importantes recursos fuera de la escuela. Sin embargo, se les paga un salario inicial de 24.000 dólares, dijo.

Olivia Ponce, de 46 años, recuerda haber intentado hablar con un consejero escolar cuando otro estudiante golpeó a su hija, Olivia Vázquez. No había un intérprete disponible, así que el consejero pidió a un estudiante que tradujera.

En otra ocasión, Ponce acudió rápidamente al colegio de su hijo después de que un alumno lo mordiera. La profesora no tenía previsto llamar a Ponce, pero otra madre la alertó.

"No sabía que teníamos derechos y que no podían sacar a los alumnos de clase para que nos ayudaran a traducir. Y que estaban obligados a poner a alguien en la línea para ayudarnos. Nunca nos dijeron esto", dijo Ponce en español.

Monley dijo que el distrito no podía comentar sobre acusaciones específicas, añadiendo que muchos de los padres no habían presentado quejas oficiales a través de su oficina. Sin embargo, muchos padres dijeron que el personal nunca mencionó un proceso de queja oficial.

Los expertos dijeron que los distritos de todo el mundo han visto el aumento de personas que no hablan inglés. Dominic J. Ledesma, un investigador de la justicia educativa, dijo que muchos distritos tratan de proporcionar lo que se requiere legalmente sin pensar en hacer las escuelas un lugar inclusivo para las familias inmigrantes.

"El cumplimiento legal y el cumplimiento de los derechos civiles son tan importantes como las cuestiones de equidad que están en juego. Estas cuestiones son realmente omnipresentes y de naturaleza sistémica y no se limitan a Filadelfia", dijo Ledesma.

Vázquez, que ahora tiene 27 años, está terminando su carrera de maestra en el Swarthmore College y espera poder ayudar a los estudiantes inmigrantes a tener una experiencia más solidaria.

"(La educación es) algo que quiero hacer por mi experiencia y porque necesitaba a alguien que se pareciera a mí y alguien que me dijera que estaba bien y me hiciera sentir orgullosa de mis raíces", dijo Vázquez.