Martes, 28 de septiembre de 2021

El uso de productos domésticos de limpieza afecta al desarrollo del lenguaje de los niños

09/07/2021
Eva Paris @paris_eva

Los productos químicos para limpieza pueden afectar el desarrollo del lenguaje en los niños pequeños

Los niños pequeños de hogares con bajos ingresos cuya familias usan frecuentemente sustancias químicas tóxicas, como productos de limpieza, son más propensos a mostrar retrasos en el desarrollo del lenguaje y peores puntuaciones en pruebas de desarrollo cognitivo, según un estudio de la Universidad del Estado de Ohio (Estados Unidos).

Los hallazgos proporcionan pruebas de la necesidad de que los pediatras y los médicos aconsejen a los padres de niños pequeños que restrinjan el uso de productos químicos tóxicos para el hogar. “Descubrimos que un porcentaje significativo de madres con niños pequeños exponen a sus hijos a sustancias químicas domésticas tóxicas, posiblemente porque no son conscientes de que tales materiales pueden ser dañinos” señala Hui Jiang, autora principal del estudio e investigadora sénior asociada en la Universidad del Estado de Ohio.

Muchas madres parecen limitar su exposición a sustancias químicas tóxicas durante el embarazo, pero una vez que su hijo nace, pueden pensar que ya no es un problema.

Para la realización del estudio, publicado en la revista científica Clinical Pediatrics, los investigadores utilizaron datos sobre 190 familias y en él se hizo un seguimiento a niños nacidos en familias de bajos ingresos durante cinco años después del nacimiento. Al inicio del estudio, se preguntó a las madres sobre el uso de productos químicos domésticos, como limpiadores de pisos e inodoros y disolventes, durante el embarazo. Luego, se volvió a preguntar cuando su hijo tenía entre catorce y veintrés meses de edad. Además, las madres también informaron de si tenían moho en el hogar, el uso de pesticidas y las fuentes de contaminación del vecindario.

Aproximadamente a los dos años de edad, los investigadores sometieron a los niños una prueba estandarizada que examina la comprensión y la expresión del lenguaje, consistente en el reconocimiento de objetos y personas, el cumplimento de instrucciones y la categorización de objetos e imágenes.

Los hallazgos mostraron que la contaminación del vecindario, el moho en la casa y el uso de pesticidas no estaban significativamente relacionados con los resultados de los niños. Algo que sí ocurría con el uso regular de químicos domésticos: el lenguaje y los resultados cognitivos a los dos años de edad eran peores.

“Muchas madres parecen limitar la exposición a sustancias químicas tóxicas durante el embarazo, pero una vez que su hijo nace, pueden pensar que ya no es un problema”, comenta Jiang a Neuroscience News. No obstante, la investigación demostró que estos primeros años de la vida de un niño son clave. “Cuando los niños alcanzan aproximadamente los dos años de edad, es un momento culminante para el desarrollo cerebral”, añade Laura Justice, coautora del estudio y profesora de Psicología Educacional de la Universidad de Ohio. “Si el uso de sustancias químicas tóxicas está interfiriendo con ese desarrollo, eso podría conducir a problemas con el lenguaje y el crecimiento cognitivo”.

Que el experimento se lleve a cabo con familias de escasos ingresos tiene su razón de ser en el hecho de que suelen vivir en apartamentos más pequeños, donde puede ser más difícil mantener a los niños alejados de los productos químicos, especialmente mientras están limpiando.