Jueves, 28 de octubre de 2021

El idioma de los mohicanos es resucitado en Wisconsin

07/10/2021
Frank Vaisvilas

Escena de la película “El último de los mohicanos” (1936)

El último hablante fluido de la lengua mohicana murió hace casi un siglo, pero Brock Schreiber, de la localidad de Bowler, en Wisconsin, EE. UU., está buscando formas de revivir esa histórica lengua indígena.

Ciudadano de la Nación Mohicana de Stockbridge-Munsee, Schreiber dijo que algunas personas todavía conocen palabras y frases de la lengua en la reserva de Bowler y sus alrededores, donde viven unos quinientos de los 1.500 ciudadanos de la tribu, hecha célebre por James Fenimore Cooper, con su novela El último de los mohicanos (1826), llevada al cine en 1936, con Randolph Scott.

“Cuanto más aprendo (la lengua), más comprendo su importancia”, dijo Schreiber. “En las conversaciones con los menominee y con diferentes ancianos estoy aprendiendo que la lengua es la clave de todo, desde la forma en que nosotros (los indígenas) vemos las cosas y nuestro respeto por los demás y por todo lo que nos rodea”.

Durante los últimos años, ha estado trabajando para restaurar la lengua mediante clases y cenas a escote y actualmente está trabajando para establecer más profesores de lengua mohicana, o Mã'eekuneeweexthowãakun.

“Mucha gente de la comunidad quiere aprender la lengua”, afirma Schreiber.

Como autor de tres libros infantiles escritos en lengua mohicana, también está inmerso de lleno en la lengua de su hijo menor, un niño de un año.

“Con mi hijo, solo hablo en mohicano y me entusiasma ver su desarrollo”, dijo Schreiber.

Al no haber hablantes fluidos de mohicano, dijo que una de sus principales fuentes de investigación son los registros históricos escritos de los misioneros europeos que vivieron con la tribu y tradujeron la lengua a sus propios idiomas. Por ello, Schreiber también tiene que traducir de otras lenguas, como el alemán, que hablaban los misioneros.

Este año espera recibir un impulso en su trabajo gracias a una beca de 25.000 dólares del recién creado Proyecto Forge, con sede en Nueva York.

Los mohicanos vivían originalmente en las zonas donde hoy están Nueva York y Massachusetts, e incluso habían luchado por Estados Unidos durante la Guerra de la Independencia, pero finalmente se vieron obligados a trasladarse a Wisconsin, expulsados por los nuevos inmigrantes europeos que codiciaban sus tierras.

Como parte de la beca, Schreiber fue invitado a hacer uso de la propiedad del Proyecto Forge en el Valle del Hudson para dedicar tiempo a su práctica.

Tiene previsto estar allí este mes y será su primera visita a la tierra de sus antepasados.

“Veré de dónde venimos”, dijo Schreiber. “Es algo que quería hacer desde hace mucho tiempo”.

El Proyecto Forja fue fundado por Becky Gochman y Zach Feuer, que no son indígenas, a través de la Fundación de la Familia Gochman.

La familia Gochman tiene un patrimonio neto de unos 2.500 millones de dólares, según Forbes.

Becky Gochman lleva mucho tiempo interesada en cuestiones de justicia social, cambio climático y sostenibilidad, según un portavoz del Proyecto Forge. También le motiva apoyar y promover a los líderes indígenas en la arquitectura, la justicia social, el arte y la lengua debido a la historia y el impacto de la colonización en las comunidades indígenas.

El Proyecto Forge está dirigido por la directora ejecutiva Candice Hopkins, que es miembro de la primera nación Carcross/Tagish de Canadá, y Heather Bruegl (Oneida/Stockbridge-Munsee), que había trabajado recientemente como directora de asuntos culturales de la nación Mohicana. Bruegle conocía (o sabía de) los cuatro becarios de este año, todos ellos de Wisconsin.

Los otros tres beneficiarios son Chris Cornelius (Oneida), que es un arquitecto centrado en el diseño de espacios a través de la traducción de la cultura indígena; Sky Hopinka (Ho-Chunk/Pechanga), artista visual y cineasta; y Jasmine Neosh (Menominee), defensora de la justicia medioambiental, la educación sobre el cambio climático y la soberanía indígena.

Neosh está trabajando en una guía de campo para restaurar la pérdida de conocimientos en torno a los sistemas alimentarios y las plantas autóctonas. Con su beca, está planeando crear un podcast en el que se destaquen los problemas medioambientales de los indígenas, como la caza de animales, el forrajeo y el allanamiento de tierras indígenas robadas. Gran parte de la investigación de Neosh la llevó al Bosque Menominee, que ha sido gestionado de forma sostenible por la tribu durante miles de años y es la extensión de bosque nativo más saludable de la región.

Bruegl dijo que, aunque todos los galardonados de este año tienen raíces en Wisconsin, quiere llegar a todas las naciones indígenas, incluidas las de los estados occidentales.