Lunes, 26 de octubre de 2020

El español declina entre los latinos de California

27/09/2020
John Beck

“Liminal” es la palabra a la que el poeta Ernesto Garay sigue volviendo cuando habla de caminar la línea entre el español y el inglés durante toda su vida.

“Mi escritura a menudo se enfoca en mi identidad de vivir de una manera liminal, entre dos idiomas”, dice el escritor y maestro de Sebastopol. “Es un reflejo de quién soy. Yo lo llamaría una hibridación cultural. Puede ser una u otra, y todas estas cosas al mismo tiempo”.

Es un espacio compartido por las generaciones latinas más jóvenes a menudo atrapadas entre dos culturas y dos idiomas dentro de un país. En California, la proporción de latinos que dominan el inglés ha aumentado del 76% en 2008 al 83% en 2018, según Hans Johnson del Instituto de Políticas Públicas de California, quien obtuvo datos de la Encuesta sobre la comunidad estadounidense.

En el Condado de Sonoma, la proporción de parlantes de un inglés consumado en hogares latinos ha aumentado del 73% al 81%. Más del 90% de los latinos más jóvenes dominan el inglés.

Al mismo tiempo, la fluidez en español está disminuyendo. Entre 2005 y 2015, la proporción de latinos en el Condado de Sonoma que hablan principalmente español decayó del 37% al 20%, según el Centro de Investigación Pew en Washington, D.C.

Si la cultura y la identidad a menudo se transmiten a través del idioma y ese idioma nativo se habla cada vez menos, ¿qué significa eso para las generaciones futuras?

‘Una pérdida tremenda’

“Cuando eres bilingüe, es como tener acceso al doble de imaginación, imágenes, literatura y poesía. Es como tener acceso a otro mundo de conocimiento”, dice Francisco Vázquez, profesor jubilado estatal de Sonoma que inició el Congreso de Estudiantes Latinos en las escuelas preparatorias del Condado de Sonoma.

“Cuando no tienes eso, hay un mundo entero que es inaccesible. Hay cosas sobre las que puedo hablar con un hispanoparlante de formas que no puedo hablar con mis propios hijos. Así que puede ser una pérdida tremenda”.

Las investigaciones muestran que, por lo general, se necesitan unas tres generaciones para que una cultura inmigrante pierda su lengua materna por una lengua dominante, dice.

“En la década de 1950, hubo un esfuerzo muy consciente de toda una generación de mexicoamericanos para suprimir el idioma español. No querían que sus hijos hablaran español porque querían que fueran aceptados en la sociedad estadounidense. Irónicamente, esa generación creció para alimentar el movimiento chicano y estaba muy orgullosa de ser mexicana y hablar español”.

Los hijos mayores de Vázquez tienen ahora 41 y 47 años de edad y no hablan mucho español. Pero su hija de 32 años aprendió español y lo habla con su abuela al menos una vez a la semana. Si no pudo comunicarse con su abuela, quien solo habla español, Vázquez teme que “podrías perder todo un tesoro de recuerdos familiares”.

En discusiones recientes con artistas y académicos del Condado de Sonoma, señalan la omnipresencia del intercambio entre español y, a menudo, “spanglish” en novelas, poemas, programas de radio e incluso melodramas de televisión que ayudan a mantener vivo el idioma y la cultura, a menudo a través de divisiones generacionales.

“Soy mi idioma”, escribió la autora Gloria Anzaldua en su obra clásica semi-autobiográfica “Borderlands/ La Frontera: The New Mestiza”. Es un libro que la profesora de la Universidad Estatal de Sonoma, Natalia Villanueva-Nieves, está enseñando en su curso de Filosofía Latinx este semestre.

“De lo que está hablando es de una representación lingüística de lo que somos”, dice Villanueva-Nieves. “Y es importante que naciones como Estados Unidos y México reconozcan que estos ‘intermedios’ lingüísticos son una parte importante del contexto nacional”.

Es un espacio familiar, pero a veces disparatado, que Garay explora en su poema “Tongue Split” (Lengua Dividida): “Mi lengua ocasionalmente se comporta como binarios / y se vuelve loca / no capta cuál debería estar hablando / cuál parafraseo / Mi lengua se partió en dos / US Barcazas de aduanas en el centro / cuestionando mis palabras / pidiendo mi identificación de California / pidiendo que hable inglés”.

Radio, telenovelas

En KBBF, la primera estación de radio pública bilingüe del país, la presidenta de la junta, Alicia Sánchez, siempre busca involucrar a la próxima generación de radioescuchas.

“Siempre les digo a los jóvenes, esta también es su estación, esto es un recurso”, dice Sánchez. “Ven aquí a KBBF y aprende algunas cosas, y un día te las transmitiremos”.

Durante los incendios forestales de 2017 y las crisis posteriores, la estación se ganó la reputación de ser el medio de comunicación español al que acudir para obtener la información más reciente sobre evacuaciones y servicios disponibles. Ahora están tratando de ayudar a correr la voz sobre la importancia del censo de Estados Unidos.

“Nuestra visión es continuar creando una voz multilingüe para capacitar a la gente, ahora más que nunca”, dice Sánchez. Ese objetivo impulsa programas que van desde “The Roseland Report” y “Líderes del Futuro” que pueden oscilar entre español e inglés hasta un programa tan único como “Radio Autóctona Indigenista”, hablado en español y en lenguas indígenas triqui y mixteco.

Si bien la literatura española en los Estados Unidos ha tenido un gran impacto cultural, desde “Bless Me, Ultima” de Rodolfo Anaya y “House on Mango Street” de Sandra Cisneros hasta “No soy tu perfecta hija mexicana” de Erika L. Sánchez y “La casa de los espíritus”de la autora chilena Isabel Allende, quien escribe solo en español y vive en el condado de Marin. Las emisoras de radio en español de hoy a diario llegan a una audiencia mucho más amplia.

“Para las personas que trabajan en la industria de servicios, el campo y la construcción, la radio en español está encendida todo el día”, dice Claudia Mendoza-Carruth, ex DJ de Radio Romántica en San José y miembro de la junta directiva de La Luz que también dirige MC2 Multicultural Comunications en Sonoma.

“Está arraigado en la cultura. Es un conductor y un vehículo de transmisión española muy fuerte, preservación y movimiento a lo largo de las generaciones, más de lo que yo diría que la literatura, lamentablemente”, dice.

Más allá de la radio, ha visto el atractivo de las telenovelas, las telenovelas en español altamente adictivas que atraviesan generaciones y unen a las familias alrededor de la televisión.

“Puede parecer trivial, pero la fuerza que tienen las novelas para preservar el lenguaje es increíble”, dice Mendoza-Carruth, quien creció en Colombia leyendo el realismo mágico del tesoro, nacional Gabriel García-Márquez.

“El otro día en La Luz, estaba en la fila con un grupo de damas y se inició una conversación sobre la trama de una novela que estaba en un punto candente de ‘Dios mío, no puedo esperar a que llegue el lunes’. Y sucedió que yo sabía de qué se trataba esa novela, así que entablé una conversación con ellas, que de otra manera no habría hecho, porque no teníamos nada en común, y ahora hubo un vínculo instantáneo. Eso es algo muy fuerte que realmente tiene una tradición [en] el lenguaje “.

Los dramas picantes se han convertido en una herramienta de conversación tal que el “Método de la telenovela” es ampliamente utilizado por los programas de aprendizaje de idiomas para enseñar español a hablantes novatos.

Incluso como poeta, Garay sabe que no debe ignorar los programas de televisión populares. Visita regularmente a su madre de 85 años de edad, quien nunca aprendió a hablar inglés y aún vive en San Francisco, donde creció.

“Hay momentos en que ella está viendo una novela y yo me siento con ella y la vemos juntos”, dice. “Es un vínculo hermoso”.

A veces, después, hablan sobre la jerarquía de clases en juego en el drama o cómo las historias de amor son “cursis y divertidas”, pero no obstante atractivas. Se considera afortunado de pasar el tiempo juntos.

“Hay muchos latinos que nunca han aprendido a hablar español y, a veces, veo la expresión de sus rostros cuando la gente pregunta: ‘¿Hablas español?’ Y me dicen: ‘No’. Lo veo como una experiencia dolorosa, cuando no conoces el primer idioma de tus padres, porque el idioma es el portador de la cultura”.