Lunes, 25 de octubre de 2021

Descubren cambios mensurables en la actividad cerebral durante los primeros meses de adquisición de un nuevo idioma

23/03/2021

En los primeros meses de aprendizaje se puede medir el progreso midiendo las activaciones cerebrales

Un estudio realizado con personas que aprenden japonés por primera vez ha medido cómo cambia la actividad cerebral tras unos pocos meses de estudio de una nueva lengua. Los resultados muestran que la adquisición de un nuevo idioma aumenta inicialmente la actividad cerebral, que luego se reduce a medida que mejoran las habilidades lingüísticas.

En los primeros meses, se puede medir cuantitativamente la mejora de las habilidades lingüísticas mediante el seguimiento de las activaciones cerebrales, afirma el profesor Kuniyoshi L. Sakai, neurocientífico de la Universidad de Tokio y primer autor de la investigación publicada recientemente en Frontiers in Behavioral Neuroscience.

Los investigadores siguieron a 15 voluntarios mientras se trasladaban a Tokio y realizaban clases de introducción al japonés durante al menos tres horas al día. Todos los voluntarios eran hablantes nativos de lenguas europeas de unos 20 años que habían estudiado inglés de niños o adolescentes, pero no tenían experiencia previa en el estudio del japonés ni en viajes a Japón.

Los voluntarios realizaron pruebas de lectura y comprensión oral de opción múltiple después de al menos ocho semanas de clases y de nuevo entre seis y catorce semanas después. Los investigadores decidieron evaluar únicamente las habilidades lingüísticas pasivas de la lectura y la comprensión oral, ya que éstas pueden puntuarse de forma más objetiva que las habilidades activas de la escritura y el habla. Los voluntarios se encontraban dentro de un escáner de resonancia magnética (MRI) mientras realizaban las pruebas para que los investigadores pudieran medir el flujo sanguíneo local alrededor de sus regiones cerebrales, un indicador de la actividad neuronal.

En términos sencillos, hay cuatro regiones cerebrales especializadas en el lenguaje. Incluso en un idioma nativo, segundo o tercero, las responsables son las mismas regiones, afirma Sakai.

Esas cuatro regiones son el centro gramatical y el área de comprensión en el lóbulo frontal izquierdo, así como las áreas de procesamiento auditivo y de vocabulario en el lóbulo temporo-parietal. Además, las áreas de memoria del hipocampo y las áreas de visión del cerebro, los lóbulos occipitales, también se activan para apoyar a las cuatro regiones relacionadas con el lenguaje mientras se realizan las pruebas.

Durante las pruebas iniciales de lectura y escucha, esas áreas del cerebro de los voluntarios mostraron un aumento significativo del flujo sanguíneo, lo que revela que los voluntarios estaban pensando mucho para reconocer los caracteres y los sonidos de la lengua desconocida. Los voluntarios obtuvieron un 45% de precisión en las pruebas de lectura y un 75% en las de comprensión oral (si adivinaban al azar en las pruebas de elección múltiple obtenían un 25% de precisión).

Los investigadores pudieron distinguir entre dos subregiones del hipocampo durante las pruebas de escucha. El patrón de activación observado se ajusta a las funciones descritas anteriormente para el hipocampo anterior en la codificación de nuevos recuerdos y para el hipocampo posterior en el recuerdo de la información almacenada.

En la segunda prueba, varias semanas después, las puntuaciones de los voluntarios en las pruebas de lectura mejoraron hasta una media del 55%. Su precisión en las pruebas de escucha no cambió, pero fueron más rápidos a la hora de elegir una respuesta, lo que los investigadores interpretan como una mejora de la comprensión.

Al comparar los resultados de las primeras pruebas con los de las segundas, tras semanas adicionales de estudio, los investigadores descubrieron una disminución de la activación cerebral en el centro gramatical y el área de comprensión durante las pruebas de escucha, así como en las áreas visuales de los lóbulos occipitales durante las pruebas de lectura.

Esperamos que la activación cerebral disminuya después de aprender con éxito un idioma porque no requiere tanta energía para comprenderlo, dijo Sakai.

En particular, durante la segunda prueba de audición, los voluntarios experimentaron un ligero aumento de la activación del área de procesamiento auditivo de sus lóbulos temporales, probablemente debido a la mejora de la voz de la mente al escuchar.

Los principiantes no dominan los patrones sonoros del nuevo idioma, por lo que no pueden retenerlos en la memoria e imaginarlos bien. Todavía gastan mucha energía para reconocer el habla en contraste con las letras o las reglas gramaticales, afirma Sakai.

Este patrón de cambios en la activación del cerebro -un espectacular aumento inicial durante la fase de aprendizaje y un descenso a medida que el nuevo idioma se adquiere y consolida con éxito- puede dar a los expertos en neurobiología del lenguaje una herramienta biométrica para evaluar los planes de estudio de los estudiantes de idiomas o, potencialmente, de las personas que recuperan las habilidades lingüísticas perdidas tras un accidente cerebrovascular u otra lesión cerebral.

En el futuro, podremos medir las activaciones cerebrales para comparar objetivamente distintos métodos para aprender un idioma y seleccionar la técnica más eficaz, afirma Sakai.