Lunes, 17 de mayo de 2021

Cuantas más lenguas hables, menos le cuesta a tu cerebro aprender otras nuevas

07/04/2021
John Anderer

TOKIO, Japón - Para los que conocemos un solo idioma, aprender un dialecto adicional puede parecer imposible. Sin embargo, muchos bilingües se maravillan de las habilidades lingüísticas de los multilingües (personas que dominan tres o más idiomas). Curiosamente, un nuevo estudio japonés informa de la recopilación de pruebas neurológicas pioneras que indican que las habilidades lingüísticas son aditivas. En otras palabras, cuantos más idiomas se hablen, más fácil será aprender otra.

Estos resultados explican potencialmente por qué una persona que domina el inglés y el español puede sentirse asombrada por alguien que puede hablar alemán, ruso e inglés. Mientras tanto, ese individuo trilingüe no puede creerlo cuando conoce a otro que puede hablar alemán, italiano, francés, inglés y ruso.

"La idea tradicional es que, si entiendes a los bilingües, puedes utilizar esos mismos detalles para entender a los multilingües. Con esta investigación comprobamos rigurosamente esa posibilidad y vimos que la capacidad de adquisición de idiomas de los multilingües no es equivalente, sino superior a la de los bilingües", afirma en un comunicado el profesor Kuniyoshi L. Sakai, coautor del estudio, de la Universidad de Tokio.

Los investigadores midieron la actividad cerebral de 21 participantes bilingües y 28 multilingües en el estudio mientras cada persona intentaba descifrar palabras y frases escritas y habladas en kazajo, un idioma con el que ningún participante estaba familiarizado. Todos los participantes eran hablantes nativos de japonés, y la mayoría también dominaba el inglés. Algunos de los participantes multilingües llegaban a hablar hasta cinco idiomas, entre ellos el chino, el ruso, el coreano y el alemán.

¿Las personas multilingües necesitan utilizar menos su cerebro?

Los participantes escucharon grabaciones de hablantes nativos hablando en kazajo, junto con indicadores visuales que mostraban si la frase era gramaticalmente correcta o no. Con el paso del tiempo y las múltiples grabaciones, los investigadores esperaban que los participantes acabaran por captar las complejidades del habla y la gramática kazajas.

Y, efectivamente, cuantos más idiomas conocía una persona, más rápido aprendía el kazajo. Esto fue así en todos los casos: los sujetos multilingües necesitaron menos rondas para aprender de forma eficiente, y también eligieron las respuestas más rápidamente.

"Para los multilingües, en kazajo, el patrón de activación cerebral es similar al de los bilingües, pero la activación es mucho más sensible y mucho más rápida", explica Sakai.

Las lecturas neurológicas entre bilingües y multilingües también difieren. Los bilingües mostraron activación tanto en el lado derecho como en el izquierdo de su cerebro, mientras que los multilingües sólo utilizaron el lado izquierdo. Esto sugiere que los bilingües tuvieron que gastar más energía mental.

Los multilingües también mostraron una actividad única en los ganglios basales. Estas lecturas, según los autores del estudio, sugieren que los multilingües están mejor equipados para hacer generalizaciones y basarse en conocimientos anteriores.

"Esta es una explicación neurocientífica de por qué aprender otro idioma nuevo es más fácil que adquirir un segundo. Los bilingües sólo tienen dos puntos de referencia. Los multilingües pueden utilizar su conocimiento de tres o más lenguas en su cerebro para aprender otra nueva", concluye Sakai.