Lunes, 17 de mayo de 2021

Comparando Google Translator con Deepl

26/04/2021
Leire Galcerán

Los avances increíbles de la traducción automática

En la actualidad, vivimos en un mundo en el que no hay espacio para los diccionarios de antaño en el espacio virtual. Cuando nos aparece una palabra o un texto en un idioma que desconocemos, nos resulta mucho más útil consultar un traductor automático a través de Internet que ir a buscar un traductor en papel.  

La diferencia entre un diccionario y un traductor es simple, el diccionario contiene las diferentes posibles traducciones de un término, mientras que el traductor capta la idea del término y la transmite en el idioma de destino.

Actualmente existen traductores virtuales en todos los formatos, desde aplicaciones hasta extensiones en el navegador, páginas webs, etcétera. Esto provoca que muchas veces no tengamos claro en cuál debemos confiar para que nos aporte la mejor traducción posible. A continuación, mostramos las principales herramientas de traducción en línea con sus respectivas características.

Traductor de Google

Con 500 millones de usuarios diarios, se trata del rey indiscutible de los traductores en línea. Google Translate destaca por su rapidez y utilidad, ya que ofrece más de 100 idiomas y puede traducir hasta 30.000 palabras a la vez.

Muchos usuarios desconfían de la calidad de las traducciones, pero la verdad es que, en los últimos años, el traductor ha mejorado mucho, convirtiéndose en una herramienta de traducción fiable y utilizada en todo el mundo.

Además de su sencillo funcionamiento y su fácil acceso a través de las diferentes plataformas, el traductor de Google nos proporciona diferentes opciones que nos pueden resultar muy útiles. Así, por ejemplo, nos permite traducir páginas web automáticamente si instalamos su extensión de Google Chrome, podemos introducir documentos en Word o PDF para que nos los traduzca de forma inmediata e incluso es capaz de traducir el contenido de las imágenes con texto.

Su principal punto débil son las reglas gramaticales. Al tratarse de un traductor basado en algoritmos y estadística, presenta bastantes errores gramaticales, sobre todo en idiomas que no pertenecen a la Unión Europea.

 

DeepL Translator

Desde su aparición en 2017, esta herramienta se ha ido convirtiendo en un traductor líder en Internet. DeepL se basa en una traducción automática empleando inteligencia artificial para comprender y traducir textos.

Igual que Google Translate, también facilita otros servicios a los usuarios como el de traducir páginas web al completo utilizando una extensión de Google Chrome. Además, también ofrece sugerencias de sinónimos.

Su principal punto fuerte es la calidad de sus traducciones, muy superiores a las de otros traductores en línea. DeepL no realiza traducciones literales, sino que toma en consideración el contexto simulando una traducción más humana. Sin embargo, posee un número limitado de idiomas disponibles: inglés, francés, español, italiano, alemán, holandés y polaco.