Jueves, 28 de octubre de 2021

Abdulrazak Gurnah recibe el Premio Nobel de Literatura (II)

08/10/2021
Alex Marshall y Alexandra Alter

Abdulrazak Gurnah en Londres en 2016. Es el quinto escritor africano galardonado con el Nobel de Literatura / Gareth Cattermole/Getty Images

El escritor tanzano, que se trasladó al Reino Unido como refugiado en los años 60, fue galardonado por su “discernimiento inflexible y compasivo de los efectos del colonialismo”.

El Premio Nobel de Literatura fue concedido el jueves a Abdulrazak Gurnah por “su discernimiento inflexible y compasivo de los efectos del colonialismo y el destino del refugiado en el abismo entre culturas y continentes”.

Gurnah nació en Zanzíbar, que ahora forma parte de Tanzania, en 1948, pero actualmente vive en Reino Unido. Salió de Zanzíbar a los 18 años como refugiado tras un violento levantamiento en 1964 en el que los soldados derrocaron al gobierno del país. Es el primer africano que gana el premio —considerado el más prestigioso de la literatura mundial— en casi dos décadas.

Es el quinto, tras el nigeriano Wole Soyinka en 1986, el egipcio Naguib Mahfouz, que ganó en 1988, y los sudafricanos Nadine Gordimer en 1991 y John Maxwell Coetzee en 2003.

Las diez novelas de Gurnah incluyen Memory of Departure, Pilgrims Way y Dottie, que tratan de la experiencia de los inmigrantes en Reino Unido; Paraíso, preseleccionada para el Premio Booker en 1994, sobre un niño en un país de África oriental marcado por el colonialismo; y Precario silencio, sobre un joven que abandona Zanzíbar para ir a Inglaterra, donde se casa y se convierte en profesor.

La lengua materna de Gurnah es el suajili, pero adoptó el inglés como lengua literaria, con su prosa a menudo modulada por rastros de suajili, árabe y alemán.

Anders Olsson, presidente del comité que otorga el premio, dijo en la conferencia de prensa del jueves que Gurnah “es ampliamente reconocido como uno de los escritores poscoloniales más preeminentes del mundo”. Gurnah “ha incursionado sistemáticamente y con gran compasión en los efectos del colonialismo en África Oriental y sus efectos en la vida de los individuos desarraigados y emigrantes”, añadió.

Los personajes de sus novelas, dijo Olsson, “se encuentran en el abismo entre culturas y continentes, entre la vida que se deja atrás y la que viene, enfrentándose al racismo y a los prejuicios, pero también obligándose a silenciar la verdad o reinventando la biografía para evitar el conflicto con la realidad”.

Laura Winters, en una crítica en The New York Times en 1996, calificó a Paraíso de “fábula iniciática de madurez brillante y oblicua”, y añadió que Precario silencio era una obra que “describe hábilmente la agonía de un hombre atrapado entre dos culturas, cada una de las cuales lo repudia por sus vínculos con la otra”.

En una entrevista con el sitio web Africainwords a principios de este año, Gurnah habló de cómo, en su libro reciente, Afterlives, buscaba esclarecer el modo en que las personas afectadas por la guerra y el colonialismo están formadas pero no definidas por esas experiencias, y cómo surgió de las historias que escuchó al crecer en Zanzíbar

“Estaba rodeado de gente que vivió estas cosas de primera mano y que hablaba de ellas”, dijo. “Estas historias siempre han estado conmigo y lo que necesitaba era tiempo para organizarlas en esta historia. Mi trabajo académico también ha dado forma a estas historias”.

Gurnah señaló que a lo largo de su carrera se ha ocupado de las cuestiones de desplazamiento, exilio, identidad y pertenencia.

“Hay diferentes formas de experimentar la pertenencia y la no pertenencia. ¿Cómo se percibe la gente como parte de una comunidad? ¿Cómo se incluye a unos y se excluye a otros? ¿A quién pertenece la comunidad?”, dijo.

En el preludio de la edición de este año, el premio de literatura fue denunciado por la falta de diversidad entre sus ganadores. La periodista Greta Thurfjell, que escribe en el periódico sueco Dagens Nyheter, señaló que 95 de los 117 anteriores premios Nobel eran europeos o norteamericanos, y que solo dieciséis ganadores habían sido mujeres. “¿Puede seguir siendo así?”, se preguntaba.

¿Quién más ha ganado el premio recientemente?

La poeta estadounidense Louise Glück fue galardonada el año pasado con el premio de literatura por una escritura “que, con austera belleza, hacen universal la existencia individual”, según el acta del comité del Nobel. Su galardón fue visto como un reinicio muy necesario para el premio después de varios años de escándalo.