Lunes, 25 de octubre de 2021

“El profesor de latín”: Joseph Bond enseña esta lengua clásica en el colegio St. Bernard

30/03/2021
Benjamin Bullard

Joseph Bond: “Solo estudien latín si realmente les interesa y creen que les puede ser útil”

Puede que haya sido la lingua franca de Europa durante siglos, pero ―al menos en este momento de la historia― la lengua latina no es el ingrediente esencial de una educación completa que fue en su día. Para muchos aspirantes a latinistas que esperan descifrar los misterios del poder oratorio de Cicerón o los marcos teológicos de los primeros padres de la Iglesia, esto hace que el aprendizaje del latín sea a menudo una cuestión de marcar cursos de instrucción en línea.

Pero gracias a un sólido énfasis en los valores académicos que su orden ha abrazado durante 1.500 años, el programa administrado por los benedictinos en la Escuela de Preparación de San Bernardo ofrece una oportunidad cada vez más rara para que los estudiantes aprendan su lingua latina de primera mano, y el hombre detrás del atril es el profesor Joseph Bond.

Bond enseña inglés y, para los alumnos de los grados 9 a 12, latín en San Bernardo. Bernard, confiesa que ahora se le conoce en el campus como el profesor de latín, uno de los efectos secundarios involuntarios de destacar como el raro profesor cualificado para enseñar una lengua clásica.

Soy licenciado en inglés, dice Bond, natural de Pennsylvannia, que llegó a San Bernardo hace seis años. Vi una vacante en San Bernardo para enseñar inglés, así que envié mis datos. El director de entonces se puso en contacto conmigo y me dijo: 'Sí, te queremos, pero ¿puedes hacer latín? Así que mi intención nunca fue enseñar latín específicamente. Pero sabía latín, así que dije: 'Sí, enseñaré latín e inglés'.

Los amantes de las lenguas antiguas suelen evangelizar su pasión por el estudio de los clásicos como una forma de impartir las virtudes de la alta cultura del mundo antiguo sumergiéndose en él de primera mano. Es una forma actual de mantener encendido el espíritu cum dignitate otium (ocio con dignidad) de Cicerón, el históricamente famoso orador y polímata intelectual romano; de defender la belleza intrínseca del lenguaje ―y los ideales que transmite― por su propio bien.

Bond, sin embargo, dice que adopta un enfoque más pragmático con los estudiantes.

Siempre animo a la gente a que estudie lo que le resulte más útil, dice. El latín no es como la filosofía, por ejemplo, que yo diría que todo el mundo debería estudiar, porque puede cambiar tu vida. El latín entrena el cerebro; estudiarlo tiene sus ventajas. Pero cada segundo que pasas estudiando es una contrapartida; es tiempo que no dedicas a estudiar otra cosa.

Pero, añade, si alguien quiere saber por qué debería estudiar una lengua muerta, tengo muchas respuestas para ello. Sólo que no diría que soy evangélico al respecto. El latín no es tan necesario para tu vida como para que tenga prioridad sobre las cosas prácticas que te ayudarán a conseguir tus objetivos personales. Si tu sueño es irte a vivir a Japón y enseñar inglés como segunda lengua, por ejemplo, no te recomiendo que estudies latín. Estudia japonés en su lugar.

El latín no es obligatorio en San Bernardo, aunque los estudiantes deben elegir entre el español y el latín para satisfacer el requisito de dos años de idiomas extranjeros de la escuela. Algunos estudiantes que eligen el latín, dice Bond, a menudo ya están familiarizados con el español o lo dominan, mientras que otros se inscriben porque sus padres lo animaron. Sin embargo, sean cuales sean sus expectativas al principio, salen de la clase de dos años de Bond con una firme comprensión de la importancia de la lengua latina en la formación de la lengua inglesa que hablan.

Al principio, creo que ya tienen una idea general no sólo de la dificultad, sino también de que no lo estudian sólo para hacer turismo o para conversar en general, como harían con una lengua moderna como el español o el chino, dice. Se trata de aprender la gramática y el vocabulario como ancestros del inglés, así como de leer y traducir textos antiguos.

Bond no duda en animar a los estudiantes (y a los adultos) a que estudien otra cosa si sus corazones ―y sus objetivos― no se alinean con el estudio de la rigurosa sintaxis, los tiempos, las conjugaciones, las declinaciones y los modos del latín. Es importante preguntarse qué se consigue con ello, dice. Pero para los jóvenes que sí aspiran a volver a la antigua Roma trayendo su lingua franca a sus vidas actuales, su clase en San Bernardo ofrece el foro perfecto.

Traducido automáticamente  DeepL y ajustado por Ricardo Soca