Jueves, 03 de diciembre de 2020

¿Y si el coronavirus hubiera surgido en 1995?

19/04/2020
Kristian Niemietz, director de Política Económica en el Institute of Economic Affairs

Les aseguro que este artículo no es uno de esos melosos llamamientos a "mirar el lado bueno", ni a afirmar que "todo tiene algo de positivo".  El coronavirus no tiene ningún lado bueno y trae nada de positivo.

No obstante, en los últimos días, he pensado con gratitud en las tecnologías y en los servicios basados en TI, que permiten que la situación actual sea mucho más llevadera. Se trata, en general, de tecnologías a las que nos hemos acostumbrado tanto, que ahora nos parece que hubieran existido desde siempre. Es fácil olvidar cuán recientes son muchas de ellas.

Imaginemos, por un momento, que el coronavirus nos hubiera golpeado, digamos, 25 años atrás. No la Edad Media ni la época victoriana. Solo 25 años, un tiempo que está bien presente en nuestra memoria.

Para empezar, si uno está en cuarentena, sus únicos contactos con el mundo exterior son: un teléfono fijo, televisión, radio y, si tiene una suscripción, un diario.

Ya existe una cosa nueva que llaman "Internet", pero si no eres un nerd, probablemente aún no hayas oído hablar de él (ciertamente no lo he hecho). Hay tan pocos usuarios de Internet que nadie quiere contarlos. Los registros sobre el uso de Internet comenzaron en 1998, cuando solo el 9% de los hogares del Reino Unido tenían acceso a Internet (hoy: 93%).

Pero incluso si hubieras sido uno de los pocos usuarios tempranos de la red, no había mucho que hacer en línea. Los motores de búsqueda, como lycos.com, por ejemplo, todavía están en sus primeras etapas. Google aún no existe. Muchos sitios web solo consisten en estrellas parpadeantes y un letrero que dice "En construcción". Y a veces nos lleva diez minutos cargarlos.

Las redes sociales existen en forma rudimentaria, pero es propiedad de unos pocos geeks informáticos, y lo seguirán siendo por más de una década. Hoy en día, las redes sociales son una manera fácil, de bajo costo y bajo esfuerzo de mantenerse al tanto de la situación, de establecer contacto con otras personas, o simplemente distraerse y darse un descanso. Además, hoy, ya no es cierto que solo los jóvenes utilizen las redes sociales; hay más de 40 millones de personas en el Reino Unido que usan al menos una plataforma de redes sociales. El covid-95 habría sido, en comparación una experiencia extremadamente aislante.

Si uno necesita localizar a alguien que no está en casa, mala suerte. El uso de los celulares está a punto de despegar, pero en 1995 solo uno de cada seis hogares tenía uno (en comparación con el 95% actual).

Los servicios de entrega no se parecen en nada a lo que son hoy. El lanzamiento de Amazon está a la vuelta de la esquina, pero es probable que no escuches ese nombre hasta dentro de un par de años (si la memoria no me falla, hice mi primer pedido en 2000), e incluso entonces, solo serán libros. Lo más cercano que tiene es un catálogo de pedidos por correo electrónico, que no es de mucha ayuda para comprar comestibles. Algunos restaurantes ya ofrecían delivery, pero estaba lejosde ser la norma norma. Si vives en una ciudad pequeña o en un suburbio, tienes suerte si cuentas con más de dos opciones para elegir.

El impacto económico habría sido infinitamente peor. Con la tecnología de 1995, pocas personas podrían 

trabajar desde casa, lo que representaría una fuerte caída en la producción.

Las computadoras todavía no son comunes en el lugar de trabajo, pero mucho menos en el hogar: solo uno de cada cuatro hogares del Reino Unido tenía una computadora en el hogar (hoy: 88%). Incluso si tuviera uno, la transferencia de sus archivos de trabajo a la computadora de su hogar es una operación importante. Necesita docenas de disquetes o CD, así como fotocopias de material que no esté digitalizado. Además, en el momento de llegar a casa y empezar a trabajar, probablemente notaría que se olvidó de un archivo importante o que un disquete se ha dañado.

Si necesita intercambiar información regularmente con colegas, su factura telefónica se disparará. Es que no se podía transferir archivos con facilidad, lo que hoy se resuelve con un simple archivo adjunto de correo electrónico.

En términos de entretenimiento en el hogar, sería mejor no ser demasiado exigente en términos de contenidos de televisión, porque a los servicios de streaming transmisión como Netflix o Amazon Prime todavía les falta una década para llegar. Para millones de personas, el covid 95 hubiera representado una aburrimiento aplastante.

Algunos lectores argumentarán que todo esto está fuera de lugar, puesto que en 1995 teníamos una exposición mucho menor a China, por lo que covid-95 no se habría extendido de la forma explosiva en que lo está haciendo covid-19. Hay algo de verdad en eso. Por ejemplo, los años noventa, los productos procedentes de China representaban menos del 2% de las importaciones totales del Reino Unido, en comparación con más del 6% en la actualidad. Sin embargo, dada la facilidad con que se propaga el virus, solo se necesita poca exposición, y en 1995, China ya estaba muy lejos del reino ermitaño de los días del presidente Mao. El riesgo habría sido menos explosivo, pero igual hubiera ocurrido.

Merced a la tecnología moderna, ahora estamos mucho mejor preparados para enfrentar las consecuencias de la pandemia que nunca. Mejor nunca que ahora, pero mejor ahora que en cualquier otro momento del pasado. Pudo haber sido mucho peor.