Lunes, 25 de octubre de 2021

¿Qué es la afasia?

09/08/2021
Por Rachael Zimlich, Revisado médicamente por Nicholas R. Metrus, MD

Algunas afasias pueden ser objeto de tratamiento

La afasia es la pérdida de la capacidad de comprender o expresar el habla que se produce después de algunos tipos de lesiones cerebrales. Suele ser el resultado de un daño en las partes del cerebro que son responsables del lenguaje. En muchas personas, se localizan en el lado izquierdo del cerebro.

La afasia suele sobrevenir de forma repentina, a menudo tras un accidente cerebrovascular o una lesión cerebral, pero también puede desarrollarse lentamente, como resultado de un tumor cerebral o una enfermedad neurológica progresiva. Afecta a la expresión y comprensión del lenguaje, así como a la lectura y la escritura. Hay diferentes tipos de afasia, y cada uno tiene su propio proceso de recuperación.

Tipos

Cada tipo de afasia puede ser temporal o permanente. Por ejemplo, en el caso de un ictus isquémico transitorio, un ataque breve similar a un derrame cerebral, los efectos del lenguaje pueden aparecer y desaparecer rápidamente.

Del mismo modo, en un ictus isquémico, cuando un coágulo de sangre bloquea o estrecha una arteria del cerebro, si se puede eliminar o disolver el coágulo y restablecer el flujo sanguíneo rápidamente, la afasia puede revertir.

Sin embargo, en los casos de accidentes cerebrovasculares más graves o de traumatismos craneoencefálicos, los problemas del habla pueden ser permanentes.

Afasia expresiva

La afasia expresiva suele producirse tras una lesión en los lóbulos frontales del cerebro. Interfiere en la capacidad de expresarse mediante el lenguaje o la escritura. Sin embargo, puede conservarse la capacidad de comprender el habla. Las personas con afasia expresiva pueden ser capaces de leer pero no de escribir.

Este tipo de afasia también se denomina afasia de Broca por el área de Broca. El área de Broca se encuentra en la zona frontal izquierda del cerebro y es la responsable de la capacidad de hablar.

Cuando esta zona está dañada, su capacidad para formar palabras puede quedar dañada temporal o incluso permanentemente. Es posible que tenga problemas para unir las palabras en frases completas y que sólo pueda decir frases cortas.

Aunque lo que quiera decir suene correctamente en su mente, no saldrá bien. Puede eliminar palabras que son importantes para la frase, como decir “voy a la tienda” en lugar de "más tarde iré a la tienda".

Afasia receptiva

La afasia receptiva afecta a su capacidad para comprender o hablar el lenguaje de forma significativa. Este tipo de afasia se produce cuando se ve afectada un área de los lóbulos temporales del cerebro –en los lados de la cabeza, cerca de la sien– llamada área de Wernicke. Por lo tanto, este tipo de afasia también se denomina afasia de Wernicke.

El paciente de esta afasia puede tener problemas para entender las palabras y encadenarlas de forma que tengan sentido. Es posible que hable utilizando una combinación aleatoria de palabras reales o inventadas como, por ejemplo, “Ya sabes que ese fideo se ha vuelto rosa y que quiero que lo rodee y lo cuide como tú querías antes”.

Esta versión de la afasia puede ser especialmente frustrante porque la persona que habla no es consciente de sus errores lingüísticos.

Afasia global

La afasia global es la forma más grave de afasia. Grandes áreas del cerebro están dañadas, y puede tener problemas tanto para entender como para producir cualquier palabra hablada o escrita. Si alguien con afasia global puede hablar o entender palabras, el discurso puede consistir en una sola palabra repetida. Una persona con afasia global no suele ser capaz de hablar, escribir o entender palabras u oraciones sencillas.

Afasia mixta no fluida

La afasia mixta no fluida es como un caso grave de afasia expresiva. Una persona con este tipo de afasia puede intentar hablar, pero producir una conversación muy poco comprensible. Puede escribir a un nivel muy simple y tener dificultades para comprender el lenguaje.

Afasia anómica

En la afasia anómica el paciente puede entender el lenguaje y hablarlo con fluidez, pero tiene períodos en los que no logra hallar las palabras adecuadas. La afasia anómica, que a veces se denomina “problemas para encontrar las palabras”, puede ser frustrante tanto para la persona que habla como para la que intenta entenderla. Es frecuente en personas con la enfermedad de Alzheimer.

Afasia primaria progresiva

La afasia primaria progresiva se desarrolla a lo largo del tiempo como resultado de una enfermedad neurológica que provoca daños en los tejidos de forma progresiva, como la enfermedad de Alzheimer. Puede dar lugar a problemas de comprensión, habla o escritura del lenguaje de forma gradual.