Viernes, 30 de julio de 2021

¿Por qué estudiar italiano?

13/07/2021
Chris Althouse

Como alguien que siempre se ha interesado por sus raíces y su linaje, aprender a hablar italiano y conectar con mis parientes italianos eran pasos que sentí que debía dar. Desde muy joven, las tradiciones italianas siempre han formado parte de mi vida. Desde disfrutar de la cocina italiana hasta celebrar cenas dominicales semanales, siempre he estado, al menos, en contacto con mi cultura. Dicho esto, una parte de mí siempre ha querido tener una conexión y un conocimiento más profundos de Italia.

Desde niñp, siempre he querido saber más sobre cómo era la vida de mis antepasados en Italia; de dónde eran, a qué se dedicaban, cuántos hijos tenían, etc. Siempre recibía la misma respuesta cuando planteaba esta pregunta a mi familia: Eran de los Abruzos, Chris. Por alguna razón, esto no era suficiente para mí. Quería saber las ciudades exactas, el estilo de vida y los nombres de mis primos lejanos.

En los últimos años, esta curiosidad se extendió a otros muchos miembros de la familia. Queríamos saber más no sólo de nuestros tatarabuelos inmigrantes que buscaban una vida mejor y más posibilidades de perseguir el "sueño americano", sino también de los parientes que tenían la misma edad que nosotros, que posiblemente llevaban vidas similares y eran más fáciles de contactar. Un primo mío decidió utilizar la genealogía para conectarse con parientes de toda América y de Italia para crear conexiones con familiares lejanos. Me sentí muy bien cuando por fin obtuve claridad y tuve respuesta a todas mis preguntas.

Sin embargo, sentí una desconexión debido a mis desventajas lingüísticas. De toda mi familia italiana en Estados Unidos, algunos conocen palabras y frases limitadas, pero ninguno habla italiano con fluidez. Este fue mi nuevo objetivo: perseguir el idioma para entender mejor la cultura. Al aprender un idioma, también se aprenden los hábitos, las tradiciones, las costumbres y las actitudes generales de un grupo de personas. Este es el siguiente nivel de conexión que deseaba. Hice un curso de italiano en línea un verano en el instituto, pero sin nadie con quien hablar, olvidé en poco tiempo todo lo que había estudiado. Al entrar en la universidad, decidí dedicarme de lleno a este objetivo. Tomé dos clases de italiano en mi primer año y casi inmediatamente me enamoré de la lengua italiana. A través de mi escuela, pude relacionarme con estudiantes de mi edad que vivían en Bolonia, con los que pude chatear por vídeo y practicar mi capacidad de hablar.

Con la ayuda de los miembros de mi familia y de mi escuela, estoy en el camino de encontrar una conexión más profunda con mis raíces y con lo que soy culturalmente. Al vivir en una sociedad tan avanzada tecnológicamente, nunca ha sido tan fácil perseguir y obtener conocimientos lingüísticos y culturales, y se lo recomendaría a cualquiera que esté tratando de encontrar una mejor comprensión de quiénes son.

Chris Althouse es muy estadounidense. Sus tatarabuelos y sus hermanos emigraron de diversos lugares de Italia. La mayoría eran de Molise y Abruzzos, pero algunos venían de Sicilia y Campania. Chris estudia italiano y ciencias políticas en el Dickinson College. Es redactor en La Gazzetta Italiana.