Jueves, 28 de octubre de 2021

¿El traductor médico debe estudiar medicina?

08/12/2020

¿Qué es un traductor médico? ¿Se trata de un médico que además hace traducciones? La respuesta es que no necesariamente pero sí debe ser alguien que conozca el lenguaje médico con lujo de detalles. Además de ello, debe manejar tanto el idioma de origen como el de destino para que las traducciones que realice sean óptimas y precisas.

Más allá de conocer los términos médicos científicos, un traductor médico debe también poder realizar traducciones precisas y rigurosas. Es por ello que el traductor médico ideal es alguien que ha trabajado en el ámbito de la salud de alguna manera. Puede ser un médico, un enfermero o un farmacéutico. En Protranslate, por ejemplo, puedes contar con profesionales de este tipo listos para ayudarte.

¿Qué actividades realiza el traductor médico?

Las principales funciones de un traductor médico son adaptar las traducciones al público meta. Hay muchas ocasiones en las que los términos del sector de la medicina son tan complejas que cuesta que un público no especializado las comprenda. Si la traducción médica va pensada para una audiencia que no es del sector, el traductor debe poder hacer que los textos sean fáciles de comprender.

Cuando se trate de documentos destinados a otros profesionales de la salud, de igual manera debe existir capacidad de adaptación de parte del traductor médico profesional. Los textos deben poder leerse fácilmente, deben ser uniformes e inteligibles.

El traductor médico debe saber investigar

Además de saber traducir y escribir, el traductor médico debe saber investigar y hacer búsquedas técnicas. Parte de su trabajo es documentarse para la traducción específica que debe realizar y para mantenerse actualizado científicamente y técnicamente. Como la medicina está en constante evolución, el lenguaje que se utiliza también lo está.

Otra razón por la que el traductor médico debe mantenerse actualizado constantemente es porque a menudo tendrá que traducir prospectos de medicamentos que acaban de ser introducidos en el mercado, defensas de tesis o también publicaciones científicas oficiales.

Es de utilidad también que el profesional traductor médico posea un título universitario, a pesar de que no es obligatorio, se considera fundamental.

En conclusión la traducción especializada se trata de una profesión que necesita rigor, dedicación y profesionalismo. Los traductores médicos deben ser capaces de adaptarse, actualizarse y ser flexibles con el entorno en el que laboran.