Lunes, 25 de octubre de 2021

¿Cómo traducir un texto para poder leerlo?

18/06/2021
Manuel Fernández

El caso más común ocurre cuando la información que queremos leer está en inglés, un idioma del que ya casi todos tenemos algunas nociones, pero que a la hora de la verdad pocos conocemos tan bien como para leer textos complejos.

Con el traductor de Google

Una de las mejores formas de traducir un texto es usar el servicio de Google, que hasta no hace mucho tiempo ha sido el mejor de todos.

Tiene varias ventajas sobre otros traductores, como ser gratuito, permitirnos traducir todo el texto de una URL o hacer lo propio con un documento que tengamos guardado en el ordenador.

Además, su integración con los navegadores bien sea de manera nativa o bien a través de extensiones, hace que sea muy fácil traducir palabras sueltas o pequeños textos usando el botón derecho del ratón.

También nos permite oír cómo se pronuncian las palabras en multitud de idiomas, algo que no tiene precio cuando estamos estudiando un lenguaje que no es el nuestro, al ayudarnos a mejorar nuestra pronunciación.

Si no necesitamos traducciones profesionales o muy perfectas, el traductor de Google es uno de los mejores del mercado.

Usando DeepL

El traductor de Google es el más usado y el más conocido, pero desde luego no es el mejor de todos, ya que este puesto le corresponde a deepL.

DeepL lleva la traducción de textos a otro nivel, a ese que soñábamos hace años cuando al usar cualquier traductor lo que obteníamos era un texto que se había cambiado a otro idioma de manera literal, sin tener en cuenta nada más.

Este traductor se puede usar en línea o se puede instalar en nuestro PC y cambiar entre idiomas de una manera muy similar a la que lo haría una persona bilingüe, sin que se note y está tan evolucionado que es capaz de distinguir entre inglés británico y americano.

No tiene rival en el mercado y eso presenta un problema de cara a los usuarios consistentes en que para aprovecharlo bien hay que pagar, aunque si no vamos a hacer un uso intensivo nos puede servir con su versión gratuita.

En la versión gratis podemos traducir hasta 5000 caracteres cada vez, pudiendo trocear los textos para terminar de pasarlos al idioma que queremos. Además, en el caso de que necesitemos traducir archivos, solo nos dejará hacerlo tres al mes.

Para una traducción esporádica nos puede servir, pero si queremos usarlo de manera más intensiva tendremos que pagar y sus precios empiezan en los 5,99 € al mes si pagamos el año completo, con los cuales no tenemos límites de palabras, pero sí de archivos, ya que con este plan nos deja subir cinco todos los meses.

Si necesitamos traducir muchos archivos habrá que pasar a planes superiores, en los cuales el número sube hasta 100 al mes, lo que ya es una cifra respetable.

Existen planes para equipos de trabajo e incluso una API que se puede conectar con varios programas, con el fin de automatizar las traducciones.