LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Domingo, 21 de julio de 2024

pífano

LA PALABRA DEL DÍA

El pífano. Óleo de Édouard Manet, 1886, Musée D’Orsay, París

pífano

Instrumento musical de viento madera parecido a la flauta transversa, pero  más pequeño y de sonido más agudo, muy usado en los regimientos militares de infantería, registrado en nuestra lengua desde el siglo XVI. Lleva ese  nombre asimismo la persona que toca el instrumento.

También ha sido llamado con ese nombre un “instrumentillo musical de que se sirven los cazadores para imitar el chillido de algunos animales” (Diccionario general de americanismos, Santamaría [1942]).

En el Diccionario de americanismos, de Asale (2010), figura con la definición de ‘quena pequeña hecha de caña de bambú o de hueso”, como voz propia de Perú y parte de Bolivia. Según esta misma obra, en Bolivia tiene también el significado de ‘garza silbadora’.

 Según el Diccionario histórico de la lengua española (RAE en línea) tuvo en cierta época la forma pífaro, pero esta se perdió al comienzo del siglo XX.

Proviene del alto alemán medio pfifer,  y este del verbo pfifen ‘silbar’, derivado del latín pīpare  ‘piar de los pájaros’. 

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

murmujar

Del latín murmurāre.

intr. Murmurar.

[…] el río es la casa que corre murmujando, los peçes son los huéspedes que siempre están callando. Apolonio, v.506b.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Qué tipo de puntuación hay que utilizar con la interjección oh? ¿Cómo se debe escribir la palabra que sigue a la exclamación, en mayúsculas o minúsculas? ¿Cuándo se cierra la exclamación? Por ejemplo, ¿cuál es la forma correcta?: ¡Oh, Jesús, dulce amigo de los niños! Dame fuerza, ¡Oh, Jesús, dulce amigo de los niños, dame fuerza!, ¡Oh, Jesús, dulce amigo de los niños! dame fuerza!

Lo único prescriptivo es el uso de comas para separar las interjecciones del resto de las oraciones. Los signos de exclamación son potestativos y enmarcan solo la interjección o la oración completa o partes de ella, de acuerdo con la intención del enunciador. Después del signo de exclamación de cierre, si no se interpone una coma, debe ir mayúscula. Cualquiera de las oraciones que siguen es válida: ¡Oh, Jesús, dulce amigo de los niños! Dame fuerza. ¡Oh, Jesús, dulce amigo de los niños, dame fuerza!¡Oh, Jesús, dulce amigo de los niños!, dame fuerza.

EL LATÍN DEL DÍA

nemo nascitur sapiens, sed fit.

Nadie nace sabio, sino que se hace.

Fecha de envío: 
Jueves, 14 de septiembre de 2023