LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 25 de mayo de 2022

rezar

LA PALABRA DEL DÍA

Estudiante rinde un examen oral ante un tribunal

rezar

Rezar  y orar son palabras oriundas del latín que significaban ‘hablar en voz alta, decir, recitar, pronunciar un discurso’, y que la Iglesia católica hizo suyas con el significado de ‘dirigirse a Dios o a los santos mentalmente o mediante la palabra hablada, generalmente para entrar en contacto con la divinidad o para hacer una súplica.

Rezar se formó a partir del verbo recitāre ‘hablar en voz alta, decir un discurso, leer en público’. El castellano hizo de ese verbo lo que se llama un “doblete”, esto es, dos palabras diferentes con distintos significados: rezar, con el significado ya dicho y recitar ‘decir o pronunciar de memoria y en voz alta versos, discursos, etc.’. Rezar se utiliza también con el sentido no necesariamente religioso de expresar lo que dice un texto escrito: Como reza la Constitución.

 Orar, a su vez, se derivó del latín orāre, que significaba ‘hablar, decir, perorar’. De esta voz se derivaron en castellano el adjetivo oral, derivado de ōs ‘boca’, que se aplica a lo que es dicho en el habla, por oposición a la escritura, y en general lo que se hace por la boca, como medicamento de administración oral y el sustantivo oralidad, que signfica ‘cualidad de oral’. 

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Apóstoles pregonando el Evangelio

predigar

Del latín praedicare, con sonorización de la oclusiva velar.

1. tr. Predicar.

[...] et los envió por el mundo a predigar el su Sancto Evangelio. Conde Lucanor, p. 262.

 

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Está bien formar el diminutivo hechecito a partir del participio hecho?

Formar el diminutivo de elementos pertenecientes a categorías gramaticales diferentes de los sustantivos, como adverbios (ahorita, tardecito...) y formas verbales (trabajandito, hechecito...) es una práctica común y admisible. El diminutivo en estos casos tiene carácter apreciativo, se usa para expresar una valoración subjetiva de las cosas. Por ejemplo, decir María lo dejó todo hecho indica que María terminó su trabajo antes de salir, pero al decir María lo dejó todo hechecito, el hablante pondera de manera especial el trabajo hecho por María o expresa su afecto hacia ella.

EL LATÍN DEL DÍA

audendo virtus crescit, tardando timor.

La audacia aumenta el valor, la indecisión, el miedo (Publilio Syro).

Fecha de envío: 
Martes, 1 de marzo de 2022