LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 25 de mayo de 2022

obús

LA PALABRA DEL DÍA

Obús del ejército de Siria

obús

En la guerra moderna, los obuses se están gradualmente dejando de lado en beneficio de los poderosos lanzamisiles, de enorme capacidad de destrucción. Sin embargo, hasta la guerra de Corea, los obuses eran máquinas de guerra temibles, más temibles que los cañones, por su alcance y por su facilidad de transporte y muchos ejércitos los usan todavía.

Cañones y obuses son descendientes de armas más primitivas usadas hasta la Edad Media, como las catapultas, que arrojaban proyectiles tales como enormes piedras o material combustible que causaba incendios.

En Europa Central, más precisamente en lo que hoy se llama República Checa, estas catapultas llevaron el nombre de hofnice ‘máquina de lanzar piedras’, palabra que pasó al alemán como Haubitze y esta, al francés como obus, y llegó a nuestra lengua bajo la forma obús, registrada por primera vez en la segunda mitad del siglo xviii e incluida en el diccionario de la Academia a partir de 1822. En esa edición, obús es definido así:

Especie de mortero largo de 7 á 9 pulgadas de diámetro, montado sobre cureña y con cuñas por delante, el cual se emplea tanto en las funciones campales, como en el ataque y defensa de las plazas, para arrojar granadas &c.

 

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Islas atlánticas de Galicia

galleco

Del latín galaicus ‘oriundo de la provincia de Gallaecia o Gallecia.

1. adj. Gallego.

[…] uel de facultatibus meis ibi concedo unde dono ibi una ecclesia in terra galleco qui est fundata in honore sancti michael archangeli. Donaciones de Ramiro I (1063). Corde.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Se puede decir: «Llovió demasiado durante la tarde y por eso en las calles había demasiada agua»? Esto porque se dice que el adverbio es invariable, y demasiado es adverbio.

El adverbio demasiado puede desempeñar función de adjetivo, en cuyo caso concuerda en género y número con el sustantivo al que modifica: demasiada gente, demasiados inconvenientes, demasiado tráfico, demasiadas personas. En su oración,demasiado es adverbio en llovió demasiado, pero funciona como adjetivo en demasiada agua.

EL LATÍN DEL DÍA

probatio est demonstrationis veritas.

La prueba es la verdad de la demostración.

Fecha de envío: 
Jueves, 17 de febrero de 2022