LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 28 de septiembre de 2022

imán

LA PALABRA DEL DÍA

Minúsculas limaduras de hierro se agrupan en torno a los polos norte y sur de un imán

imán

Pieza de mineral de hierro que tiene la propiedad de atraer al hierro, al acero y, menor grado, a otros metales ferromagnéticos, el níquel y aleaciones de estos. Este mineral se forma por la combinación de dos óxidos de hierro diferentes, a veces bajo forma cristalizada y por la magnetita, que es un óxido de hierro con gran poder magnético.

Hay dos clases de imanes: los naturales, como los de óxido de hierro, y los artificiales o electroimanes, formados por bobinas que producen un campo magnético solo cuando circula por ellas una corriente eléctrica continua.

Los imanes, naturales o artificiales, están presentes en altoparlantes, motores, cierres para refrigeradores, brújulas y tarjetas de crédito. Por cierto, con un imán es posible inutilizar un disco duro o una tarjeta de crédito.

Los griegos conocían los imanes, a los que llamaban ἀδάμαντος (ádámantos), que significaba también ‘diamante’ e ‘indomable’. Esta palabra estaba formada por el prefijo privativo griego a- y el verbo δαμᾶν (damán) ‘domar, vencer’, lo que significa que consideraban al magnetismo tan invencible como el diamante.

La palabra pasó luego al latín adămas, adămantis, que nos llegó al romance inicialmente como adiamant. Corominas menciona también el catalán arcaico samant o asamant. Lope de Vega lo usaba como femenino, “la imán”, probablemente dar por sobreentendido piedra imán.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Balcón guarnecido de hierro, en París. Foto: Jean-Pierre Dalbéra

ferrato

Del latín ferrātŭs.

1. adj. Guarnecido con hierro.

[…] et duo iuga boum cum suis atonditis, et uno karro ferrato. Docs. de San Millán de la Cogolla. (1061). Corde.

 

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Existen las palabras «tenla» o «tenlo»? Observé la conjugación del verbo tener y no las encuentro.

La forma de imperativo del verbo tener de la segunda persona del singular (tú), es ten.
Los imperativos admiten la posposición de pronombres, entonces ten + lo > tenlo.
Ten este libro, es para ti > Tenlo, es para ti.
Aquí está, ten la receta > Aquí está, tenla.
EL LATÍN DEL DÍA

lucri bonus est odor ex re qualibet.

El olor del dinero es bueno, venga de donde venga. Vespasiano a su hijo Tiberio, cuando este le reprochó haber creado un impuesto sobre las cloacas. Suetonio cuenta esta historia atribuyéndole a Vespasiano la frase pecunia non olet ‘el dinero no tiene olor’.

Fecha de envío: 
Martes, 7 de diciembre de 2021