LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Viernes, 30 de julio de 2021

demonio

LA PALABRA DEL DÍA

demonio

La palabra demonio fue muy afortunada en cierta época, si recordamos que Sócrates llamaba afectuosamente δαίμων (daimon) a su genio inspirador. El vocablo era por entonces sinónimo de ‘genio, inteligencia’ y hasta incluso ‘dios’ o 'diosa', en algunos casos. Pero su suerte cambió cuando la doctrina cristiana proclamó la existencia de una dualidad de espíritus, y llamó ἄγγελος(ángelos) 'mensajero' al espíritu del bien, y reservó δαιμόνιον(daimónion, diminutivo de daimon) ‘demonio’ o también διάβολος (diábolos) ‘calumniador’para el espíritu del mal, que pasaron al latín como diabŏlus y, ya en la Edad Media daemonĭum.

Según la creencia cristiana, el demonio es una criatura multiforme,. Y las palabras con que es designado así lo confirman, como mostró Daniel Defoe en su Historia del diablo, obra en la que enumera los siguientes nombres del demonio, extraídos de la Biblia: “Serpiente, Serpiente Antigua, Gran Dragón Rojo, Acusador, Satán, Enemigo, Belial, Belcebú, Mammon, Ángel de Luz, Ángel del Abismo, Ángel de las Tinieblas, Príncipe de la Potencia del Aire, Lucifer, Abaddhon, Legión, Dios de este siglo, Espíritu Impuro, Espíritu Inmundo, Espíritu Embustero, Tentador, Hijo del Amanecer”.

De esos apelativos, cabe señalar que Belcebú proviene del hebreo ba’alcebub, nombre de la divinidad de los filisteos, pueblo indoeuropeo enemigo de los judíos, que ocupó la región hoy llamada Palestina

Pandemónium, la capital del reino de los demonios, es una palabra creada en el siglo XVIII por el escritor épico inglés John Milton en El Paraíso perdido, como antónimo de panteón, para denominar el palacio de Satanás, habitado por todos los demonios.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

tala

Probablemente de un hipotético germánico *tālōn.

1. f. Privilegio concedido a algunos señores feudales que consistía en el derecho de talar libremente los bosques, concedido por Alfonso I el Batallador a Tudela, en 1127. Barthe Porcel (1979).

De la tala que çiertos caualleros, por mandado del Rey & de la Reyna, fizieron en tierra de moros, Hernando del Polgar (1480-1484). Crónica de los Reyes Católicos. Corde.

EL LATÍN DEL DÍA

bene vertat.

Que os salga bien.

Fecha de envío: 
Miércoles, 27 de enero de 2021