LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

ser

LA PALABRA DEL DÍA

La historia de la formación del infinitivo ser

ser

El verbo ser, o mejor, la forma de infinitivo de este verbo, tiene una historia curiosa, por ser fruto de la confluencia morfofonológica y semántica de dos verbos diferentes.
En el latín clásico existía el verbo esse 'ser', que en el bajo latín hispánico formó ĕssĕre, con el mismo significado. En los romances hispánicos, ĕssĕre cambió primero a essére , luego perdió la e inicial y apocopó la e final, convirtiéndose en ser.
Sin embargo, en el latín clásico existía otro verbo, sēdēre, que significaba 'estar sentado', pero que, poco a poco, fue adquiriendo el significado de 'permanecer en un lugar', y finalmente, 'estar, ser'. En este proceso, sēdēre perdió la linguodental /d/ y se redujo seyer y luego a seer, hasta llegar a ser.
Fuente: Diccionario crítico etimológico castellano hispánico, Joan Corominas (1980).

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

mencioso,sa

Del bajo latín mendatiosus 'mendaz, engañoso', y este del latín mēndāx 'mentiroso' que, a su vez, provenía de mentīri 'mentir'. Ese verbo latino se vinculaba con la raíz indoeuropea men-, a partir de la cual se formó la palabra mente y muchas otras relativas a estados de la mente.
1. adj. Dicho de un animal: que tiene defectos ocultos.

Tod omme que bestia conprare, o boy, o uaca, o qual bestia que quiere, el ixiere enferma ol menciosa, tornegela en ante de IX. dias a su duenno. Fuero de Usagre (1242-1275).

EL LATÍN DEL DÍA

docti dicant et indocti discant

Que hablen los que saben, y los que no, aprendan.

Fecha de envío: 
3 de Abril de 2020