LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

satélite

LA PALABRA DEL DÍA

Satélite de comunicaciones mexicano Bicentenario, en el espacio desde 2012

satélite

A pesar de que desde Nicolás Copérnico (1473-1543) sabemos que la Luna es satélite de la Tierra y que muchos otros planetas, como Júpiter o Saturno, tienen los suyos, lo cierto es que esta palabra se hizo de uso cotidiano solo a partir de 1957, cuando la hoy extinta Unión Soviética puso en órbita el primer satélite artificial, el Sputnik I. Pocos imaginaban por entonces que aquella novedad —vista por entonces como una hazaña tecnológica, pero sin mayores consecuencias prácticas— tendría una importancia tan fundamental en las telecomunicaciones y en la vida cotidiana del mundo de hoy.

El vocablo español proviene del latín satelles, satellitis, tomado del etrusco y usado por los romanos para designar a los soldados de la escolta personal de un rey, príncipe o emperador. Según una leyenda romana, el primer gobernante que tuvo guardaespaldas fue el último rey de Roma, Tarquino el Soberbio (534-509 a. de C.). Posteriormente, por una bella metáfora, la palabra pasó a designar, aún en latín, los cuerpos celestes que orbitan en torno de algunos planetas.

Los satélites de comunicaciones, como el la figura de arriba, son lanzados en órbitas geoestacionarias, es decir, orbitan la Tierra a la misma velocidad en que esta rota sobre sí misma, es decir, permanecen en el mismo lugar con relación a un punto fijo de la superficie del planeta. Esto ocurre cuando la órbita se sitúa a 35.787 km de la Tierra, en el plano del Ecuador.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Pobres en la Edad Media

menguado

Del romance menguar ‘faltarle a uno algo’.

1. Pobre. 

 Mientras que vivades non seredes menguados. Cid, v. 1140, v. 158. 

 ■ Lapesa (1980:223) observa que en la epopeya se busca evitar las palabras consideradas vulgares, por lo que en el Cid se prefiere can a perro, y menguado a pobre. 

 

EL LATÍN DEL DÍA

Oderint dum probent.

Que me odien con tal de que me respeten. Divisa de Tiberio, mencionada por Suetonio.

Fecha de envío: 
3 de Diciembre de 2019