Miércoles, 23 de junio de 2021

rinoceronte

Etimología - El origen de la palabra: rinoceronte

El rinoceronte es, ciertamente, un animal extraño, tan extraño como su nombre, al punto de que durante un largo tiempo, hacia fines de la Edad Media, muchos europeos creían que no existía, que era una invención fantasiosa de los viajeros que visitaban tierras remotas, en las que todo era posible o, al menos, así lo creían.

Sin embargo, los antiguos griegos ya sabían de él y lo habían llamado rhinoceros, nombre formado por rhinos ‘nariz’ y keras ‘cuerno’), en alusión al (o los) cuerno(s) que el rinoceronte tiene encima del hocico, que tal vez haya sido la inspiración para el mito del unicornio. Se enumeran cinco especies de este animal: el de la India, conocido como Rhinoceros unicornis; el de Java o Rhinoceros sondaicus; el de Sumatra, Dicerorhinus sumatrensis; el rinoceronte blanco africano, llamado Ceratotherium simum, y el africano negro de dos cuernos, clasificado como Diceros bicornis.

La existencia del animal se hizo creíble en España hacia comienzos del siglo XVII, cuando se presentó un ejemplar en Madrid, probablemente en un circo, y se lo llamó bada, según nos cuenta Covarrubias:

Bada. Animal ferocíssimo, dicho por otro nombre más común rhinoceronte […]. Le hemos visto en Madrid vivo por muchos días, juntamente con un elefante.

El lector puede experimentar legítima sorpresa ante el nombre bada o abada, que recibió antiguamente el rinoceronte, y poco conocido hoy. Proviene del malayo badaq, vocablo con el que se designa tanto al rinoceronte de Java como al de Sumatra. La palabra fue llevada a la Península Ibérica por navegantes portugueses bajo la forma bada, que se convirtió en abada por fusión con el artículo determinante femenino portugués a.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.