Martes, 21 de septiembre de 2021

malandrín

Etimología - El origen de la palabra: malandrín

Parece obvio que esta palabra debería derivarse de ‘mal’ o de ‘maleante’, pero malandrín es, etimológicamente, el ‘corazón del roble’.

En efecto, esta voz, que nos llega del italiano malandrino, proviene de la antigua expresión griega to melan dryos, que significaba ‘lo negro del roble’, empleada para denominar el corazón del tronco de ese árbol y, además, una forma de lepra que en latín adoptó el nombre de malandria. En el bajo latín de Italia, los leprosos eran llamados, pues, malandrinos, un nombre que luego extendió su significado a ladrones y salteadores.

La palabra aparece registrada por primera vez en castellano en el Quijote (1605), con la denotación de ‘bribón’:

En esto, oyeron un gran ruido en el aposento, y que don Quijote decía avoces: --¡Tente, ladrón, malandrín, follón, que aquí te tengo, y no te ha de valer tu cimitarra!

En el español del Río de la Plata, malandrín dio lugar al lunfardo malandra, que se emplea para denominar a un sujeto que estafa o comete actos deshonestos. (V. melancolía*).


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.