Viernes, 30 de julio de 2021

energúmeno

Etimología - El origen de la palabra: energúmeno

Los antiguos buscaron diversas explicaciones para el comportamiento de quienes sufrían de males como la epilepsia y algunas histerias. Los romanos decían que estas personas --a quienes llamaron energumenus, del griego energoumenos-- padecían de ‘encantamientos’.

Con el advenimiento del cristianismo, surgió la hipótesis de que estas personas estaban poseídas por el demonio, que ocupaba sus cuerpos y sólo los abandonaba si era obligado a hacerlo mediante un exorcismo.

Uno de los primeros autores españoles que empleó la palabra energúmeno fue Benito Jerónimo Feijóo, en 1739, en su Teatro Crítico Universal:

¿Cómo, o por qué hoy en todas partes es incomparablemente mayor el número de Endemoniadas, que de Endemoniados, de modo, que para cada Energúmeno de nuestro sexo, hay ciento del otro? Algo más difícil les será disolver este Problema, que a mí el que me opusieron.

La palabra aparece ya en la primera edición del Diccionario de la Academia:

La persona que está espiritada ò endemoniada. Viene del Latino Energumenus, que significa esto mismo.

Con el paso del tiempo, la denominación pasó a aplicarse a la persona que fácilmente se descontrola o se enfurece con violencia.

La palabra energoumenos se derivaba del verbo griego energein ‘actuar’, ‘hacer algo con relación a alguien’.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.