Domingo, 28 de noviembre de 2021

cálculo

Etimología - El origen de la palabra: cálculo

Sentados ante una moderna computadora, nos resulta difícil imaginar que los antiguos hayan hecho sus cálculos con piedrecillas alineadas en ábacos y podemos apreciar con nuevos ojos el mérito de los matemáticos griegos, que descubrieron cómo calcular la circunferencia, la hipotenusa, el volumen de cilindros, conos, esferas y pirámides, y hasta medir el radio de la Tierra con razonable precisión.

Es probable que el origen de la palabra latina calculus ‘piedrecilla’, diminutivo de calx, calcis ‘piedra’, haya estado en el término griego khalyx ‘grano’, ‘semilla’.

Es cierto que a partir de calculus se formó en bajo latín el verbo calculare ‘calcular’, que dio origen a nuestro calcular a través del francés calculer, este último registrado por primera vez en 1372, según el etimólogo francés Albert Dauzat.

Cálculo, con el sentido de ‘piedrecilla que se forma en algunos órganos’, está registrado en español ya en el Vocabulario, de Alonso de Palencia (1490):

No siendo la vexiga purgada por la vrina para quelas arenas se desgasten fazen calculo & piedras muy asperas.

Con el sentido de ‘cómputo’, sólo apareció a partir del Diccionario de la lengua española y francesa (1604), de Joan Palet (v. recalcitrante*).


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.