Domingo, 28 de noviembre de 2021

ábaco

Etimología - El origen de la palabra: ábaco

Proviene del hebreo abaq ‘polvo’, que los griegos tomaron como ábax para designar una tabla que estaba cubierta de polvo o de arena, de modo que se pudiera escribir sobre ella. La sociedad griega era rica en matemáticos, como Pitágoras o Thales de Mileto, quienes se valían del ábax para desarrollar y exponer sus conceptos, por lo cual la palabra fue adquiriendo el sentido de ‘tabla matemática’ entre los helenos.

El vocablo pasó al latín como abacus. Consta que el poeta romano Persio (34-62 d. de C.) lo usó con el mismo significado que los griegos, aunque otros autores le dieron el sentido de ‘parte de una columna’.

En la primera edición del Diccionario de la Academia, se registra ábaco como término arquitectónico: “tabléro cuadrado debaxo del Cimácio del capitel Dórico”, pero en 1786 esta voz aparece en el Diccionario castellano (1765-1783), de Esteban de Terreros, para designar una ‘tabla’ o ‘tabla de cálculo’. La Academia sólo reconocería la acepción actual de ábaco, “tabla con cuentas para contar”, a partir de la edición de 1884 de su Diccionario.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

zar

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.