LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 24 de julio de 2024

salamandra

LA PALABRA DEL DÍA

Salamandra de fuego. La Sauceda, Parque Natural de los Alcornocales, Sur de España.

salamandra

Anfibio  urodelo hábitos terrestres. La mayoría de las subespecies entran al agua solo para parir. Es de color negro con grandes manchas amarillas, mide entre 18 y 30 cm. Se distribuye en toda la Europa mediterránea, aunque también puede ser hallada en el norte de Alemania. Fue descrita por primera vez por Carlos Linneo en 1758, quien la clasificó como Lacerta salamandra.

Este anfibio dio lugar en la antigüedad grecolatina al surgimiento de un mito, que algunos atribuyen a Aristóteles, de un animal fantástico, tan frío que apagaba el fuego al pasar sobre él y, además, peligrosamente ponzoñoso para los seres humanos. Para san Agustín, la salamandra era un símbolo del condenado que sufre las llamas eternas del infierno, sin quemarse.

Su nombre nos llegó intacto del latín salamandra, y este del griego σαλαμάνδρα (salamandra).  Se ha registrado en la literatura española de los siglos XVI y XVII la forma salamandria, usada, entre varios otros, por Tirso de Molina, tal vez por influjo del mozárabe ṡalāmándriyā.

También se llama así un cierto tipo de calefactor doméstico, inventado en el siglo XVIII por Benjamin Franklin, quien la llamó “estufa de Pensilvania”, pero este nombre se perdió posteriormente por generalización de la marca Salamandre, creada por un ingeniero de apellido Caboche.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Foto de un fragmento del Fuero de Avilés

poth

tr. Forma de 3ª persona del sing. del pres. de indic. del verbo poder en el siglo XII: puede.

[...] que no lo furtó nec auctor non poth aver, et día l'aver cabalmente al altro. Fuero de Avilés, p. 132.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Es correcta la construcción «Por serme imposible asistir»?

Sí, es correcta. Los pronombres átonos van unidos al verbo en infinitivo, gerundio o imperativo, y cuando a una preposición le sigue un verbo, este va en infinitivo (Hay dos facturas por cobrar; María salió a pasear; Empaquétalo para enviarlo hoy mismo), y excepcionalmente en gerundio (En habiendo terminado, emprendieron la salida; En llegando, empezaremos la conferencia). Pero la secuencia formada por la preposición y la conjunción que exige que el verbo esté conjugado: Debido a que/porque/ya que me es imposible asistir.

EL LATÍN DEL DÍA

est utique profunda ignorantia nescire quod pecces.

Es ciertamente muy crasa ignorancia ignorar tus puntos débiles (Publilio Syro).

Fecha de envío: 
Miércoles, 10 de julio de 2024