LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 24 de julio de 2024

brújula

LA PALABRA DEL DÍA

brújula

Instrumento de orientación, de uso principalmente marítimo, consistente en una aguja imantada que apunta hacia el Polo Norte magnético, que está situado a unos 1.600 km del Polo Norte geográfico, lo que representa una distancia angular de cuatro grados.

La brújula habría sido inventada por los chinos; la primera mención de un dispositivo magnético para indicar la orientación aparece en un libro de la dinastía Song, de alrededor del año 1040. Se cree que el instrumento habría llegado a Europa a través de la Ruta de la Seda, una red comercial abierta por China que cubría toda Asia y llegaba hasta el Mediterráneo y la costa norte de África.

La palabra proviene del diminutivo latín vulgar bussola (DuCange), que la tomó, según él, del griego πυξίς (pyxís) ‘caja’, puesto que, en las primeras brújulas, la aguja estaba acondicionada para flotar en una caja con agua. Según el diccionario académico, el latín bussola fue tomado por el italiano, desde donde llegó a nuestra lengua.

La Academia registra también el verbo brujulear, cuyo significado principal es ‘descubrir por indicios y conjeturas algún suceso o negocio que se está tratando’.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

deytado

Del latín dictatum.

m. Texto hablado o escrito, discurso.

Antes me plaze et he grant sabor de ver vestras prosas é vestro deytado. Canc. Baena, p. 93. 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Quisiera saber como se conjuga el verbo (de sabor) en 1ª persona de indicativo.

La conjugación del verbo saber en cualquiera de sus significados es una sola: sé, sabes, sabe, sabemos, sabéis, saben (presente), etc. Lo que cambia es el esquema sintáctico de uso: 1. «saber alguien algo», cuando indica conocimiento: yo sé lo que pasó en la reunión, (sujeto: yo, «lo que pasó ayer en la reunión», complemento directo) 2. «saberle algo bien/mal a alguien», en el sentido de gustar algo, en especial la comida: la persona afectada por el hecho de gustarle la comida ya no es el sujeto sino el complemento indirecto de la oración y la cosa gustada ‘sabida’ es el sujeto: el pescado me sabe bien. (‘yo’ persona afectada, mas no sujeto gramatical, reflejada en el oración por el pronombre de complemento indirecto ‘me’; ‘sabe’ concuerda con el sujeto ‘el pescado’, tercera persona del singular). Utilizar la forma de primera persona del singular ‘sé’ en el sentido de sabor, produce frases insólitas como: yo me sé muy bien (a mí) ('yo' sujeto gramatical; 'me' pronombre de c.i.). Equivale a decir «tengo buen sabor». En resumen, la forma verbal es la misma: yo sé la lección; yo me sé muy bien (a mí).

EL LATÍN DEL DÍA

seniorem ne increpaveris, sed obsecra ut patrem.

Al anciano no lo reprendas con dureza, más bien exhórtalo como a un padre.

Fecha de envío: 
Martes, 14 de mayo de 2024