LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Viernes, 19 de abril de 2024

villano

LA PALABRA DEL DÍA

Leonardo Di Caprio como villano en "Django desencadenado"

villano

En la literatura contemporánea y en el cine, el villano es lo opuesto al héroe. Representa una figura detestable que encarna todos los males y maldades, y da sentido a la existencia del héroe, lo que ha hecho creer a mucha gente que la palabra proviene de vil.

Sin embargo, en la Edad Media los villanos eran los buenos y honestos habitantes de las villas, aquellos pequeños caseríos poblados por labriegos que laboraban las tierras de los miembros de la nobleza. Pero para los propietarios, el villano era un sujeto embrutecido, ignorante y vulgar, un concepto (o más bien un prejuicio) elitista que, con el tiempo, se extendió a la concepción moral del villano. Por esa razón, la voz villano fue usada cada vez con más frecuencia para designar a los sujetos que se caracterizaban por su maldad y vileza.

La palabra villano procede directamente del latín villanus ‘el habitante de una villa’, que en latín clásico es ‘casa de campo’; villa se deriva del indoeuropeo weik- ‘clan’, más precisamente, de su forma sufijada weik-sla.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

rauso

Del latín tardío rausus [Du Cange]).

m. Rapto. [...]

neque per homicidium, neque eciam pro fossadaria, neque pro rauso, nec pro aliqua alia calumpnia. Docs.de Alfonso VII (1126). Corde.

 
PÍLDORAS DE LENGUAJE

Mi duda es: ¿Cómo hacemos la concordancia para los números? He percibido que para los números encima de 200, hacemos la concordancia con el sustantivo. Por ejemplo, ¿yo debo decir doscientas treinta y dos ciudades o doscientos treinta y dos ciudades? Perdón, es que no soy hablante nativa de lengua española.

En efecto. Los números cardinales comprendidos entre doscientos y novecientos coinciden en género con su referente: doscientas treinta y dos ciudades, doscientos treinta y dos pueblos; ochocientos cuarenta y dos hombres, ochocientas cuarenta y dos mujeres; mil trescientos alumnos, miel trescientas alumnas;veinte mil quinientos un individuos, veinte mil quinientas una personas.

EL LATÍN DEL DÍA

in ambiguis rebus humaniorem sententiam sequi oportet.

En las cosas dudosas, se debe seguir el parecer más humano (Justiniano, Digesto).

Fecha de envío: 
Lunes, 1 de abril de 2024