LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Sábado, 13 de julio de 2024

ajetreo

LA PALABRA DEL DÍA

Lincoln Street, de Londres, en un ajetreado domingo estival

ajetreo

Este sustantivo se derivó de un verbo que, antiguamente, se escribía ahetrear y se pronunciaba con h aspirada; se aplicaba a las tareas demasiado fatigosas.

En el siglo XVII, la h cambió por j, ajetrear, y se empezó a usar el sustantivo ajetreo, con el sentido de actividad o trabajo excesivamente cansador, como en este trecho de Doña Luz (1864), de Juan Valera:

A la tertulia diaria solo asistían ella, doña Luz y el padre, porque los demás andaban aún ocupados en los preparativos de la fiesta, o descansando del ajetreo de aquel día.

Esta palabra, que se deriva del antiguo vocablo español hetría, significaba ‘enredo’, ‘confusión’ y provenía de feitor ‘el que hace’, formada a partir del latín factor, -oris, del mismo significado. En el bajo latín de la Edad Media, factor tomó el sentido de ‘enredar’ y ‘hacer mal’. Por esa razón, hasta el siglo XV, ahetrar significó también ‘enredar el cabello’.

 

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

pregancias / pregantias / preganzas

Derivado de pregare.

f. pl. Cadenas usadas para colgar la caldera sobre el fuego del hogar. Lapesa (2003) precisa que pregancia es usado aún hoy en ciertas comarcas de Asturias y León.

 […] et seruitium quoquine, ganzas duas obtimas et suas pregancias. León. T. Leg. (1021).            

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Cuál es la ortografía correcta al hacer el aumentativo de hombre con el sufijo -ote? a) hombresote b) hombrezote. ¿Cuál es la regla ortográfica?

Se puede interponer la letra –z-, no la –s-, entre la palabra base y el sufijo aumentativo –ote, -ota: hombrezote, piezote, mujerzota. Si la raíz de la palabra base termina en -s, no se requiere la -z: besote, casota, quesote.

EL LATÍN DEL DÍA

nulli est homini perpetuum bonum.

Nadie puede gozar de una dicha perpetua (Plauto).

Fecha de envío: 
Viernes, 21 de julio de 2023