LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Lunes, 17 de junio de 2024

sedán

LA PALABRA DEL DÍA

BMW Serie 7, uno de los sedanes más apreciados en el mercado.

sedán

Un sedán, también llamado berlina, constituye uno de los formatos más comunes de carrocería y presenta la estructura que habitualmente se asocia con la idea de un automóvil moderno.

Se entiende por tal un coche con dos filas de bancos, con espacio considerable en la parte de atrás, suficiente para tres adultos, y un compartimiento  para valijas, que es independiente del espacio de los pasajeros, y cuya puerta no incluye el vidrio trasero.

El nombre del sedán, un automóvil de turismo no convertible, de dos o cuatro puertas y cuatro ventanillas, no guarda la menor relación con la ciudad francesa de Sedan, sino que es una palabra de origen inglés, nacida junto con el desarrollo de la industria automovilística en Gran Bretaña.

El etimólogo británico Ernest Weekley afirmaba en su Etymological Dictionary of Modern English (1921) que la palabra fue acuñada en su país, tomada del latín sedere ‘sentarse’, pero su compatriota Eric Partrigde lo rebatió en 1966 afirmando que, en realidad, la palabra había sido tomada del latín sedem, acusativo de sedes ‘asiento’, y que este sí provenía de sedere.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

mesclar

Del latín vulgar misculare.

1. intr. Pelear, reñir.

Et homine de Petralta si mesclaverit cum homine de alia terra, et occiderit eum, hominem de Petralta ad alio homine non pectet nulla. Foro de Peralta. (1144).

2. tr. Indisponer a las personas mediante chismes y habladurías.

Et consejáronse en poridat entre sí de lo mesclar con el león et dezir mal dél, por que lo el león matase. Anón. (1251). Calila e Dimna, p. 427.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Tengo duda acerca de si háblame / hablame debe ir acentuada.

Toda palabra debe ir acentuada ortográficamente cuando lo requiera. En cuanto a su consulta, es necesario diferenciar entre las formas imperativas de las segundas personas del singular de los paradigmas tuteante (tú) y voseante (vos). La forma imperativa de tú, habla, debe acentuarse siempre que lleve un pronombre átono pospuesto porque las palabras resultantes son esdrújulas: háblame, háblale, háblanos, pero no cuando no lo lleve. Sin embargo, la forma imperativa de vos, hablá, pierde la tilde cuando se le posponen los mismos pronombres porque se convierte en palabra grave: hablame, hablale, hablanos.

EL LATÍN DEL DÍA

nemo vir magnus sine aliquo adflatu divino unquam fuit.

Nadie fue jamás un gran hombre sin una especie de hálito divino.

Fecha de envío: 
Lunes, 1 de mayo de 2023