LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Sábado, 02 de marzo de 2024

alcohol

LA PALABRA DEL DÍA

Destilando ilegalmente alcohol en un alambique clandestino

alcohol

La búsqueda de la belleza por parte de las mujeres ha estimulado numerosas invenciones a lo largo de los siglos hasta llegar a los avances de la cosmética moderna, un ramo que hoy mueve miles de millones de dólares en la industria química y en la publicidad. Tal actividad no podía menos que dejar sus huellas en el lenguaje, en el que la etimología de vocablos como alcohol y belladona* constituye apenas un par de ejemplos de la incidencia en la historia del idioma del deseo de adquirir belleza.

El hábito femenino de ennegrecerse los párpados no es nuevo: los ojos oscuros, u oscurecidos, ya estaban presentes en el modelo estético de la Baja Edad Media en los países mediterráneos. Pero como en aquella época las mujeres todavía no contaban con los productos de la cosmética moderna, se valían de un polvo hecho a partir del metaloide antimonio.

Autores castellanos del siglo XIII describían el alcohol como ‘un polvillo finísimo de antimonio empleado por las mujeres para ennegrecerse los ojos’ y explicaban que el término provenía del árabe vulgar al kohól —al khul en árabe clásico—, que significaba ‘antimonio’.

El antimonio se trituraba largamente para lograr aquel polvillo, y por los años del Descubrimiento, la palabra ya se usaba para referirse también a cualquier esencia obtenida por trituración, sublimación o destilación. Fue Paracelso el primero en llamar alcohol al espíritu del vino, ese sutilísimo vapor exhalado por algunas bebidas, que llena de alegría y exalta el espíritu, como se sabe desde los tiempos bíblicos. De ahí, el calificativo espiritoso o espirituoso aplicado a las bebidas alcohólicas.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

La toma de Constantinopla por los turcos (1453) marcó el fin del imperio bizantino

quelos

conglom. de conj. y pron.

Que los.

[...]avía el viento bueno, dixo quelos levaría derecha mente a Costantinopla. Otas de Roma, p. 69.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Cuál expresión es adecuada para expresar sorpresa: «¡Ahí va!» o «¡Ay va!» o «¡Ay bah!»?

Con relación a las expresiones, su uso es muy particular, pero la expresión ¡Ahí va!, la más aproximada, puede expresar que, repentinamente y sin prevenir a alguien, se le dice algo que ha de dolerle o disgustarle. Las otras dos formas, que deberían llevar una coma entre ambos términos: ¡Ay, va! o ¡Ay, bah! no son ser adecuadas para expresar sorpresa.

EL LATÍN DEL DÍA

ense et aratro.

Con la espada y con el arado. Frase atribuida a Cincinato, un patricio que vivía fuera de Roma, dedicado a sus campos, pero que permanecía siempre listo para defender la ciudad. Posteriormente, los monjes medievales, que también araban sus campos, acuñaron la frase Cruce et aratro ‘con la cruz y el arado’.

Fecha de envío: 
Viernes, 24 de febrero de 2023