LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 08 de febrero de 2023

alacrán

LA PALABRA DEL DÍA

El escorpión es también uno de los signos de Zodíaco

alacrán

Los escorpiones o alacranes son arácnidos que poseen pinzas y un aguijón venenoso en el extremo del cuerpo. Se conocen más de 1.500 especies que se distribuyen por todo el mundo, excepto en las regiones polares y circumpolares. Algunas de ellas llegan a medir hasta veintitrés centímetros.

El alacrán usa veneno para matar a su presa (generalmente insectos) y necesita tiempo para reponerlo. Si inyecta todo de una vez, no dispone de inmediato de cantidad suficiente para inocular en una nueva picadura. Esa es la razón por la que una persona que sufre la agresión de este arácnido a veces no presenta ningún síntoma de envenenamiento.

En el siglo XVI, los alacranes fritos eran utilizados en la preparación de emplastos medicinales, como vemos en este texto de Fray Antonio de Guevera (Corde):

[...] ordenóme una recepta, en que de boñigas de buey, y de freza de ratón, y de harina de avena, y de hojas de hortigas, y de cabezas de rosas, y de alacranes fritos hiciese un emplasto y le pusiese en el muslo, y el provecho que dél saqué fué que no me dexó dormir tres noches, y pagué al boticario que le hizo seis reales.

La palabra, registrada en español desde el siglo XIII, proviene del árabe áqrab y se difundió por toda la Península bajo diversas formas. En cierta época se decía arraclán en Salamanca y en Aragón, y alacrau en portugués (hoy lacráia).

El otro nombre del alacrán ―escorpión― proviene del latín scorpĭo-ōnis, y este, del griego σκορπος (skorpíos).

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

mansionario

Del latín mansionarĭus  ‘de la vivienda’.

m. Sacerdote que vivía en el claustro.

Recebiron por mansionario a Fernán Alffonso, canónigo, por tal condición. Docs.de la catedral de León (1273). Corde.

 

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Desearía saber cómo se escribe la segunda persona del singular del imperativo de hacer cuando se le adjuntan las formas pronominales del complemento de objeto indirecto y directo. En el caso de la duda, por ejemplo: "Si tú estás de acuerdo con la propuesta, haz-se-lo saber a tu socio". Entiendo que desde el punto de vista gráfico sería inverosímil escribir zs lo que además es difícilmente pronunciable.

La forma de imperativo de 2.ª persona del singular del verbo hacer, haz (tú), no cambia cualesquiera sean los pronombres átonos que se le agreguen, aunque las combinaciones consonánticas resultantes (zl, zm, zt, zs y zn) sean poco frecuentes en español: hazlo, hazle, házmelo, háztelo, házselo, háznoslo, etc. En cuanto a la pronunciación, el hablante articula házselo según la zona como [hás-selo] o [ház-selo], cargando el tono de voz sobre la primera sílaba.

 

EL LATÍN DEL DÍA

prospera omnes sibi vindicant, adversa uni imputantur.

Todos se atribuyen los éxitos, pero los fracasos se imputan a uno solo (Tácito).

Fecha de envío: 
Miércoles, 30 de noviembre de 2022