LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Domingo, 27 de noviembre de 2022

quinina

LA PALABRA DEL DÍA

“Cinchona officinalis”, una variedad que produce quinina

quinina

Corría el año 1633 y la esposa del virrey del Perú, Ana de Osorio, condesa de Chinchón, se vio de pronto acometida por una fiebre tropical contra la cual los médicos españoles del virreinato confesaban que no podían hacer nada.

El virrey, muy enamorado de su esposa y desesperado ante la amenaza de perderla, llamó a un curandero indígena que le aplicó quinina. Aunque el virrey no esperaba ningún milagro, la mujer mejoró de inmediato, la fiebre cedió en pocas horas, y Ana ya estaba curada al día siguiente. El portento había sido obra de esta medicina indígena que los europeos desconocían debido a su desprecio por lo que juzgaban supersticiones de los indios.

El virrey ordenó a su médico que llevara a Europa la planta de la que se extraía el maravilloso remedio, una sustancia blanca, amorfa, sin olor, muy amarga y poco soluble, que se emplea en forma de sales para combatir, principalmente, la elevada fiebre causada por varias formas de malaria (v. malaria). En el Viejo Continente, la llamaron chinchona en homenaje a la condesa, que no había tenido otro mérito que el curarse.

Un siglo más tarde, el botánico Carl von Linneo, por error la bautizó Cinchona, nombre científico que lleva hasta hoy. Aunque algunos autores sugirieron que es de origen quechua, parece más probable que la designación española chinchona haya vuelto a América, donde dio lugar entre los incas las formas quinquina y quinaquina, de donde más tarde se formó el vocablo español quinina.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

tahalí / tahalil

Del árabe hispánico tahlíl, y este, del árabe clásico tahlīl, exclamación de la profesión de fe islámica.

1. m. Caja de cuero pequeña en que los soldados solían llevar reliquias y oraciones.

[...] pónenles libros pequeños escriptos de nombres e dízenles tahalil; e pónenles dineros foradados al cuello e contezuelas de colores. Enrique de Villena (1422-1425). Tratado de fascinación o de aojamiento.

2. Tira de cuero que cruzaba desde el hombro derecho a la cintura del lado izquierdo, donde se juntaban los dos cabos y se colocaba la espada.

Vistióse don Quijote, púsose su tahalí con su espada, echóse el mantón de escarlata a cuestas. Quijote, segunda parte.

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Podrían indicarme, con algunos ejemplos, cuando se utilizan el copretérito del verbo querer (o sea: quería, querías, queríamos, querían) y el condicional simple de ese mismo verbo (o sea, querría, querrían, querríamos, querrían)?

Las formas de pretérito imperfecto (copretérito) del verbo querer se usan básicamente bajo las siguientes circunstancias:

1. Acción repetitiva en el pasado: De niña, siempre quería ir a la casa de campo de mis tíos. || Antes, cada vez que salíamos, ella quería ir al «Luna».

2. Intención en el pasado: La semana pasada quería ver la película que me recomendaste, pero no tuve tiempo, y ahora ya no la pasan.|| Queríamos invitarlos a la reunión del viernes, pero nadie nos supo decir su teléfono.

3. Acción no acabada en el pasado: Cuando querían salir, alguien tocó a la puerta. || Ya había empezado a recitar el largo poema, y quería hacerlo hasta el final, cuando de repente, se fue la luz.

4. Expresar deseo de manera cortés: Buenas tardes, queríamos un plano detallado de la ciudad. || ¿Qué queríais comer?

Y las de condicional simple de indicativo, en los siguientes casos:

1. Como apódosis de una construcción condicional: Si Luis estuviera enterado de tu problema, querría ayudarte, estoy segura. || Si la viera, querría fotografiarla de inmediato.

2. Como futuro del pasado: Por sus inclinaciones artísticas, me imaginaba que querría estudiar Arquitectura. || Creía que querría verlas.

3. Expresar deseo de manera cortés: Querríamos que nos dijeras la verdad. || Sé que no te interesa el teatro, pero ¿querrías acompañarme esta vez?

Para expresar un deseo de manera cortés alternan en el uso el pretérito imperfecto (quería) y el condicional simple de indicativo (querría) con el pret. imperfecto de subjuntivo (quisiera), aunque en la práctica el condicional es la forma menos usual de las tres: Quería / querría / quisiera verte en mi lugar. ¿Qué desea usted? —Quería / querría / quisiera un vaso de agua.

EL LATÍN DEL DÍA

in silvam ligna ferre.

Llevar leña al bosque (Horacio). Para indicar una tarea innecesaria.

Fecha de envío: 
Viernes, 18 de noviembre de 2022